QUÈ FA EL MEU FILL QUAN ENTRA EN LA SALA DE LOGOPÈDIA?

Sempre m'he preguntat que fa el meu fill quan la logopeda ens rep en la sala d'espera i se'l porta a la sala. Em diu que se'l passa be perquè juga tota l'estona. Te llaura 4 anys acabats de complir i comencem a portar-ho quan va complir tres. Ens ho va recomanar el pediatre. Pareix que te un trastorns específic del llenguatge mixt.

Imagine que la logopeda haurà tingut amb vosté reunions periòdiques i li haurà explicat amb detall quin és el diagnòstic, les característiques del les dificultats del seu fill, el pronòstic i el pla de treball. Sol ser normal, a més, que haja sol·licitat la seua col·laboració amb el tractament per a reforçar determinats èxits o per a introduir canvis en les seues rutines i procediments de comunicació amb el xiquet. Per la seua pregunta deduïsc que vosté té curiositat per conéixer els mètodes que la professional usa i que, en este cas, no ha sigut invitat a participar en les sessions, cosa que sí es produïx altres vegades.

Els logopedes tenim un conjunt ampli de procediments d'intervenció que són molt diferents en funció del trastorn de la comunicació, del llenguatge o de la veu. No té res a veure el que la logopeda fa amb el seu fill que el que a continuació realitzarà amb un xiquet amb nòduls vocals -que es relacionen amb una alteració de la veu-, amb un xiquet que tartamudeja, amb un altre amb deglució atípica o amb un altre amb dislèxia. Res a veure. Són tractaments totalment diferents.

El seu fill patix un trastorn evolutiu que afecta l'adquisició del llenguatge, comprometent els mecanismes naturals de l'adquisició del llenguatge (1) i afecta tant la compressió com a l'expressió. Què fan ací els logopedes?, fan "exercicis"?, fan repetir?, ¿ensenyen? El llenguatge oral no s'aprén, diem que s'adquirix, referint-nos que els xiquets ho desenvolupen en un temps rècord, en contacte amb parlants natius de l'idioma i interaccionant incidentalment en la vida quotidiana. No ho fan per mitjà d'un aprenentatge programat i sistemàtic. En el cas dels trastorns evolutius del llenguatge, este mecanisme innat seleccionat biològicament i perfeccionat en les societats humanes durant milers d'anys no funciona adequadament  (2). Els logopedes definixen el seu mètode d'intervenció en estos casos amb la paraula estimulació.

L'estimulació del llenguatge (3):

1. Reforça requisits previs a la seua aparició. Tenen a veure amb l'atenció, amb la percepció, amb el raonament i amb la comunicació no verbal

2. Crega rutines comunicatives, que són ocasions privilegiades de comunicació cara a cara, basades en l'acció compartida i la comunicació (verbal i no verbal) , on l'interlocutor s'ajusta al llenguatge del xiquet, de manera que mai supera la seua comprensió però li proporciona un model per a l'expressió lleugerament més evolucionat que el seu que servix com a model i tendix a imitar-se en eixes rutines comunicatives

3. Modifica la forma de comunicació dels interlocutors naturals del xiquet en el mig habitual, introduint canvis en la forma de comunicar-se dels adults perquè sàpien adaptar-se (o ajustar-se) a les característiques del xiquet i puguen proporcionar-li contínuament eixes ocasions privilegiades on poder aprendre el llenguatge de forma natural

És cert que alguns components del llenguatge com la pronunciació, determinat vocabulari o estructures sintàctiques poden (i de vegades, deuen) ser ensenyades per altres mètodes que recorden més a mecanismes d'aprenentatge formal. La regla general és: es pot ensenyar aspectes parcials però els aspectes generals han de ser adquirits en context natural.

Per tant, no s'enganye: la logopeda no està jugant amb el seu fill. Encara que aparentment així siga -i no podria ser d'una altra manera, ja que el joc és la forma d'estar en la vida dels xiquets- la professional ha programat cada una de les seues accions. La sala de treball és un autèntic laboratori on els reactius són les accions i la comunicació que d'elles es deriva. Els catalitzadors que usa la logopeda són sistemes d'ajuda i mecanismes de retroalimentació.

Confie en ella, els logopedes són professionals altament formats que saben què és el que fan. Cap altre professional té la formació específica per a tractar els trastorns de la comunicació.

Per al Col·legi Oficial de Logopedes de la Comunitat Valenciana:

Dr. José Francisco Cervera Mérida, logopeda, col·legiat nº 46121

-----------------

Pot trobar més informació tècnica sobre açò en els llibres següents:

Juárez, A., & Monfort, M. (2001). Estimulación del lenguaje oral: un modelo interactivo para niños con necesidades educativas especiales. Madrid: Entha Ediciones

Andreu i Barrachina, L. (2013). El trastorno específico del lenguaje: diagnóstico e intervención. Barcelona: Editorial UOC

 

Referències en el text:

(1) Pinker, S. (1999). El instinto del lenguaje: cómo crea el lenguaje la mente. Madrid: Alianza Editorial.

(2) Mendoza Lara, Elvira. (2001). Trastorno específico del lenguaje (TEL). Madrid: Ediciones Pirámide.

(3) Cervera-Mérida, JF e Ygual-Fernández, A. (2006). Intervención logopédica en los niveles de la lengua. En Garayzabal, E. Lingüística clínica. Madrid: Antonio Machado Ed.

HIPERVERBALIDAD EN EL SÍNDROME DE WILLIAMS

Mi primo tiene el Síndrome de Williams, considerada como una de las enfermedades raras. Es un chico muy simpático y se lleva bien con todo el mundo. Lo que me preocupa es que habla mucho, sobre todo sobre los temas que más le interesan, pero cuando yo hablo con él veo que tiene dificultades para seguir lo que le digo. ¿Cómo es posible que hablando tanto parezca comprenderme tan poco?

El síndrome de Williams (SW) es una enfermedad del neurodesarrollo provocada por una microdeleción genética en el cromosoma 7, que cursa con discapacidad intelectual.

Una característica propia de población es su hipersociabilidad. Son extrovertidos y amigables, excesivamente sociables y siempre deseosos de agradar a los demás. Esta sociabilidad constituye, sin embargo, una limitación, pues tienden a mostrar empatía y establecer interacciones sociales con personas desconocidas. La hipersociabilidad en este síndrome se vincula directamente con la hiperverbalidad que les caracteriza, aunque algunos estudios consideran que esa “incontinencia verbal” indiscriminada puede obedecer a un trastorno de ansiedad.

Las personas con SW suelen obsesionarse con un tema (un cantante, máquinas cementeras, trenes, mapas, etc.) en el que perseveran, presentan argumentos fijos y reiterativos, del que hablan constantemente en cuanto pueden. Por lo general, los intereses de este grupo poblacional son muy restringidos.

La mayoría de las personas con SW presentan dificultades de carácter pragmático, es decir, tienen problemas en usar y comprender el lenguaje en situaciones de interacción comunicativa. La forma en que ellos transmiten los contenidos, condicionan su adecuada comprensión por parte del interlocutor, dado que su discurso, fuera del tema que les interesa obsesivamente, suele ser incoherente, mal estructurado y poco relevante. La verborrea que les caracteriza les impide aplicar mecanismos de control que permitan mantener un hilo conductor conversacional, mantener el tema y respetar los turnos de habla. Los afectados por el SW tienen muy buenas habilidades sociales y la capacidad para producir enunciados gramaticalmente complejos, por lo que inician conversaciones con facilidad. Sin embargo, en el curso de las mismas presentan claras limitaciones en cuanto a la coherencia y pertinencia de su discurso, así como en la comprensión del lenguaje, lo que resta funcionalidad comunicativa a su competencia lingüística y a sus habilidades pragmáticas.

El estudio de los aspectos gramaticales de una lengua supone tener en cuenta procesos de flexión verbal, concordancia nominal, composición y derivación de las palabras, así como el orden de los elementos lingüísticos en las oraciones. El papel que juega la memoria a corto plazo es muy importante para el procesamiento gramatical. La capacidad para almacenar unidades mínimas del habla, como los morfemas gramaticales y las palabras relacionales (preposiciones, conjunciones) está muy ligada a la competencia gramatical. La comprensión y el aprendizaje de construcciones gramaticales complejas requieren el mantenimiento de los elementos lingüísticos relevantes en la memoria a corto plazo; esta memoria es deficitaria en el SW y afecta a la comprensión del lenguaje.

Respecto a la conversación, manifiestan una baja referencialidad comunicativa y una gran dependencia de la conversación del interlocutor; no llevan a cabo un intercambio fluido y efectivo, lo que limita sus buenas habilidades sociales conversacionales. Saltan a menudo de un tema a otro y no hay control temático, porque tampoco se llega a desarrollar; apenas se realizan inferencias y la extracción de la información relevante no se efectúa correctamente. Por tanto, la competencia comunicativa de las personas con síndrome de Williams se sitúa en un nivel más próximo a su capacidad cognitiva de lo que tradicionalmente se había señalado.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

Dra. Elena Garayzábal Heinze, logopeda colegiada nº28/0114. Profesora titular en la Universidad Autónoma de Madrid

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

Garayzábal, E.; Fernández, M.; Diez-Itza, E. (2010): Guía de intervención logopédica en el Síndrome de Williams. Ed. Síntesis. Madrid

Morris,.C.A.; Lenhoff, H.; Wang, P. (2006): Williams-Beuren Syndrome: Research, Evaluation and Treatment. John Hopkins. Baltimore

 Semel, E.; Rosner, S.R. (2003): Understanding Williams Syndrome. Behavioural patterns and Interventions. Lawrence Erlbaum Associates. Nueva York

 

 

MUCHAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA CON LAS LETRAS ERE, ELE Y DE

Mi hijo de once años tiene un rendimiento escolar normal pero tiene bastantes faltas de ortografía. En su escuela lo achacan a despistes, pero a mí me sorprende que casi todas las faltas se acumulan en palabras con las letras ere y ele y, otras veces, con la letra de.

La acumulación de errores ortográficos en letras de aspecto muy diferenciado pero que transcriben sonidos que suenan muy similares cuando se pronuncian entre vocales, podría deberse a causas diferentes a los despistes o falta de atención.

 Lo que describe usted suele ser un defecto residual de una dificultad para distinguir auditivamente y fijar una huella mental que nos permite distinguir con precisión como suenan palabras como poro y polo o como Tere y tele. También nos permite saber que “golila”, “falola”“alfalelo” o “medienda” están mal pronunciadas en cuanto las oímos (1).

 Durante el proceso de adquisición del lenguaje aprendemos a distinguir entre los sonidos de las lenguas a las que estamos expuestos. Algunos de ellos son claramente diferenciable y los niños los distinguen en edades muy tempranas. Otros sonidos son mucho más difíciles de distinguir y se tarda algunos años más en conseguirlo, como por ejemplo los que representan la ere y la ele, pero también otros como los de la ceta y la ese o la eñe y la elle.

 Al tiempo que desarrollamos esa agudeza auditiva en nuestro cerebro se crea una representación fonológica –huella auditiva o memoria fonológica- para cada uno de los sonidos del idioma que facilita enormemente el almacenamiento de palabras y evita la confusión entre formas muy similares o cacofónicas como pudieran ser “camarero y camadedo” o “mirador y midador”.

 Cuando los niños aprenden a escribir necesitan haber desarrollado esas dos habilidades: la de discriminar entre los sonidos y retener en su mente con precisión el sonido, diferenciándolo categorialmente y sin ambigüedad: o suena ere o suena ele. Además, lo normal es que pueda pronunciarlos con soltura y precisión gracias a que ha desarrollado un automatismo o programa motor para cada uno de esos sonidos. Sobre estas habilidades de lenguaje oral el niño aprende la correspondencia entre los sonidos y la letras.

 En el caso que usted nos relata sería necesario saber  en cual de los procesos –auditivo, relativo a la memoria o de aprendizaje de la correspondencia con las letras- tiene la dificultad su hijo. Su logopeda lo podrá determinar con precisión. Probablemente le aplicará pruebas de discriminación auditiva específicas para determinar si es capaz de distinguir y recordar correctamente los sonidos (2 y 3), investigará si la pronunciación está interfiriendo, o si el problema radica en no poder aplicar correctamente las reglas de correspondencia entre sonidos y letras. Para ello, es frecuente que aplique tareas de dictado de palabras inventadas (o pseudopalabras) para comprobar como funcionan esos procesos sin la influencia de la frecuencia de aparición en el vocabulario habitual.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dr. José Francisco Cervera Mérida, logopeda, colegiado nº 46121

-----------------

Referencias en el texto:

(1) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2006). Una propuesta de intervención en trastornos disortográficos atendiendo a la semiología de los errores. Rev Neurol, 42(2), 117–26.

(2) Ygual-Fernández, A., & Cervera-Mérida, J. F. (2013). Relación entre la percepción y la articulación en procesos fonológicos sustitutorios de niños con trastornos del lenguaje. Rev Neurol, 56(Supl 1), S131–40.

(3) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2013). Evaluación de la discriminación de habla en preescolares: comparación de las pruebas ABX y AX. Revista de Logopedia, Foniatría Y Audiología, 33(2), 69–82.

 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes textos:

Cervera, J. F., & Ygual, A. (2001). Evaluación e intervención en niños con trastornos fonológicos y riesgo de dificultad de aprendizaje de la lectura y escritura. Cuadernos de Audición y Lenguaje, 1, 1–41.

Lirola, F. V. (2003). La atención logopédica a las necesidades educativas especiales desde el enfoque fonológico. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, 23(3), 135-153.

 

¿CÓMO SABEMOS QUE ESA METODOLOGÍA ES LA MEJOR PARA NUESTRO HIJO CON TRASTORNO DEL ESPECTRO DEL AUTISMO?

Mi hijo tiene 7 años y hace 3 recibimos diagnóstico de Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Hasta el año pasado ha recibido apoyos en el ámbito educativo y en nuestro Centro de Atención Temprana de referencia*, pero este curso finalizó ese apoyo de Atención Temprana y ha cambiado su logopeda. Nos gustaría saber  si existe algún criterio para saber si la forma de intervención que se está llevando a cabo es la correcta, ya que hemos leído y escuchado que existen distintas metodologías y enfoques.

El ámbito de los TEA es quizá donde podemos encontrar mayor variabilidad en cuanto a capacidades y necesidades de apoyo en comunicación. Podemos encontrar desde niños con un desarrollo verbal muy formal, con frases bien construidas y amplio vocabulario, pero con dificultades para saber mantener conversaciones o entender algunas funciones del lenguaje (por ejemplo la mentira o las bromas), hasta adultos cuya modalidad preferente de comunicación es el uso de gestos sencillo, con ausencia de lenguaje oral.

Esto hace muy complicado establecer unos objetivos logopédicos específicos comunes para todas las personas con TEA.

 No obstante sí contamos con algunos indicadores que nos permitirán poder identificar si el profesional respeta unos criterios éticos y profesionales:

1) Perfil profesional.  El logopeda debe estar colegiado en el Colegio Profesional de su Comunidad Autónoma, y debe contar con la Titulación Universitaria específica que habilita para el ejercicio profesional.

2) Práctica basada en la Evidencia Científica. Las Guías de Buenas prácticas (1) recomiendan el uso de:

  • Sistemas de Comunicación Aumentativa y Alternativa, cuando la modalidad oral no es funcional para la comunicación. Por ejemplo: Sistema de Comunicación Total de Benson Schaeffer, Sistema por intercambio de Símbolos (PECS), o uso de gestos naturales.
  • Estrategias de estructuración temporal, espacial y social e información por adelantado: Programa PEANA, metodología TEACCH.
  • Apoyo Conductual Positivo
  • Estrategias psicoeducativas

3) Intervención y Planificación Centrada en la Persona y en la Familia

Este enfoque recomienda implicar en la toma de decisiones a la familia y, cuando es posible, a la propia persona o alumno. Los logros están dirigidos a conseguir una mejoría en la Calidad de Vida de la persona, que se mide no solo por la reducción de  síntomas o la mejora de capacidades, sino, además,  consiguiendo una inclusión real de la persona en los distintos entornos en los que se desarrolla su vida, que ese traduce en una mayor presencia y participación.

Algunas preguntas que nos podemos hacer para saber si se está realizando el enfoque adecuado son (2) (adaptación):

  • ¿Otorga el Servicio un papel activo en el tratamiento a la familia?
  • ¿Proporciona el Servicio a la familia un programa de intervención así como una reevaluación periódica de los resultados con criterios objetivos, por escrito?
  • ¿Propone el Servicio una intervención intensiva que incluya objetivos en los entornos naturales?
  • ¿Da el programa de intervención prioridad a las habilidades de comunicación, desarrollo social y juego?
  •  ¿El Servicio cuenta con información sobre su estructura, enfoque, metodología y procedimientos?

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 D. José Antonio Calvo Expósito, logopeda colegiado nº 28/0213. Profesor Asociado Departamento de Psicología, Grado en Logopedia Universidad de Castilla la Mancha. Logopeda Centro Alpadif-Rivas, Rivas Vaciamadrid, Madrid

-----------------

Referencias en el texto:

(1) (3) Hernández JM, Artigas-Pallarés J, Martos-Pérez J, Palacios-Antón S, Fuentes-Biggi J, Belinchón-Carmona M, et al (Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista del Instituto de Salud Carlos III). ENLACE EXTERNO: Guía de buena práctica para la detección de los trastornos del espectro autista. Rev Neurol 2005; 41: 237-45

(2) (ENLACE EXTERNO) Recomendaciones a las familias que buscan atención temprana para su hijo/a con TEA (Documento DEL Grupo de Atención Temprana de AETAPI, Noviembre de 2012).

 

 

 

NUESTRO BEBÉ TIENE MICROSOMÍA HEMIFACIAL, ¿EN QUÉ NOS VA A PODER AYUDAR EL LOGOPEDA?

Acabamos de tener un bebé que ha nacido con Microsomia Hemifacial. Su carita es asimétrica, su oreja derecha y su mandíbula son más pequeñas. El maxilofacial nos ha comentado que sería conveniente trabajar con un logopeda experto en miofuncional. ¿En qué nos va a poder ayudar un logopeda? 

Efectivamente vais a necesitar un logopeda especializado en síndromes craneofaciales que esté familiarizado en  este tipo de alteraciones anatómicas  y a su vez con el trabajo de la musculatura orofacial y de sus funciones; es decir: alimentación (succión-masticación) deglución y respiración.

Por otra parte, también deberéis prestarle mucha atención a su audición, y estar atentos al desarrollo de su lenguaje. Debéis de saber que el niño no localizará la fuente sonora del sonido y podría tener dificultades en la discriminación del habla en ambientes ruidosos. El otorrino en combinación con el logopeda os guiará durante todo este proceso.

Ya os habréis dado cuenta que a vuestro bebé le está costando tomar su biberón, y que además no ha sido capaz de succionar del pecho materno. Todo ello, es frecuente en estos   niños porque no tienen suficiente fuerza en su lengua, sus labios y sus carrillos para extraer la leche materna de forma autónoma. Pues bien, ya en esta primera etapa el logopeda os explicará cómo hacerlo de forma correcta y segura para vuestro bebé y os asesorará también acerca de cuándo y cómo realizar la transición a otro tipo de alimentación para que vuestro pequeño desarrolle la musculatura de su carita, su dentición y su mandíbula de la mejor manera posible. En caso de que asocie alguna fisura, el logopeda os ayudará a mejorar sus alteraciones de resonancia y articulación,  o si manifiesta una parálisis facial, a movilizar la musculatura afectada y relajar la que trabajará con mayor esfuerzo.

Más adelante, alrededor de los 5 años el logopeda también deberá acondicionar los músculos de cara a la realización de la distracción mandibular, que es la técnica quirúrgica que alargará la mandíbula más corta, y obligará al niño a ingerir alimentos triturados o muy blandos, durante varios meses, por lo que su musculatura facial y especialmente la masticatoria se verá “adelgazada”.  En esta fase el logopeda elaborará un programa de ejercicios para que sus tejidos blandos se recuperen más rápido y se adapten mejor a su nuevo  hueso, utilizando para ello aparatos miofuncionales, vendaje neuromuscular y electroestimulación que favorecerán la oxigenación y el aumento de volumen. A lo largo del crecimiento, posiblemente resulte necesario elongar en más ocasiones el hueso de la mandíbula, estando presente el trabajo del logopeda en todos los periodos postquirúrgicos.

 

 Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dña. Cristina Peris Hernández, logopeda,  colegiada nº 46515

--------------------------

Bibliografía recomendada:

  • Peris, C. (2012) La terapia miofuncional en los síndromes craneofaciales. Boletín de AELFA, 12(2), 54-60.
  •  Peris, C. (2013) Los síndromes craneofaciales en el contexto logopédico. Enlace externo: www.logopediamail.net

 

VOZ DE NIÑO EN CUERPO DE HOMBRE

Mi marido tiene 43 años. En un chequeo médico anual le dijeron que tiene voz de niño y que acudiera a un logopeda. El médico dice que no tiene ningún problema en la garganta pero que habla con la voz de antes de la muda. Siempre ha tenido una voz muy aguda y  cuenta que de joven se le burlaban bastante. De vez en cuando la gente le confunde por teléfono con nuestra hija. ¿Podrían decirme qué es lo que le pasa y si realmente debe ir al logopeda?

La descripción que nos hace coincide con una alteración poco frecuente de la voz, denominada puberfonía o falsete mutacional. Hay pocos datos sobre su prevalencia, pero probablemente no sea superior a un caso por cada 900.000 personas (1). Se define como la persistencia de la voz infantil en una persona que ya ha mudado la voz, sin que haya una causa orgánica que lo justifique. La literatura científica se limita a la descripción en hombres y algunos autores dudan de su existencia en mujeres. Las características más frecuentes son: tono habitual muy agudo y bitonalidad -la persona parece tener dos voces, aunque no la use de forma totalmente simétrica o compensada (2).

Todos cambiamos la voz durante la pubertad, aunque esa muda de la voz es mucho más notable en hombres que en mujeres. La laringe crece de forma muy rápida y las cuerdas vocales aumentan su tamaño. Esos cambios hacen descender el tono habitual con el que hablamos. Se produce en tres o cuatro meses y durante este tiempo es normal que haya cierta inestabilidad (bloqueos y gallos) que desaparecen en poco tiempo (3). El cerebro, informado por la audición y la propiocepción, tarda un tiempo en controlar la nueva movilidad de las cuerdas vocales. El muchacho se acostumbra a su nueva voz grave que en adelante formará parte de su identidad como persona.

Ignoramos la causa por la cuál algunos varones mantiene la voz infantil una vez han completado su maduración sexual y cambiado el tamaño de su laringe. El tono agudo se mantiene porque las cuerdas vocales adoptan una vibración del tipo falsete, con un bajo cociente de cierre en los ciclos de apertura y cierre de las cuerdas vocales. La persona cree que esa es su voz normal, aunque los demás la perciben como infantil. A veces relatan que les sale otra voz mucho más grave que les sorprende y no acaban de controlar. Cuando realizan fonaciones no culturales, como pueda ser la risa, la tos o el llanto, aparece la voz grave. En algunas casos se dan complicaciones de tipo psicológico, aunque la mayoría de los varones que hemos tratado no las tenían, como demuestra la gran la rapidez con la que se produce el cambio en la voz ante la intervención adecuada.

El tratamiento de primera opción es el logopédico. El Dr. Jordi Perelló (4) afirmaba que es una de las  pocas ocasiones en las que el logopeda puede “hacer magia”, ya que es habitual que el paciente salga de la primera sesión con otra voz. Será necesario objetivar la situación; mostrarle las mediciones acústicas donde se evidencia el tono sobre elevado y su relación con la edad premuda vocal; ayudarle a controlar voluntariamente los dos tipos de emisiones; proporcionarle retroalimentación modificada en su voz (a veces basta oírla en grabaciones) e informarle de que puede usar la voz grave con naturalidad. La mayoría de los pacientes que hemos tratado, tras unos primeros momentos de confusión y unas semanas de entrenamiento, se habituaron a la voz postmuda vocal sin ningún tipo de dificultad. Algunos relataron sensación de descanso muscular, ya que el falsete mutacional puede ir acompañado de tensión en la musculatura laríngea.

Cuando este cuadro se acompaña de complicaciones de tipo psicológico se produce una evidente resistencia al cambio. En otras ocasiones la voz de falsete puede estar enmascarada por una ronquera persistente que le da una apariencia de voz grave a pesar de producirse por una vibración muy alta.

Si el médico otorrinolaringólogo no aprecia ninguna alteración orgánica que pueda derivar en un problema de salud, su marido puede elegir libremente si quiere adoptar la voz que le correspondería por sexo y edad o mantener una voz de falsete que le da ese aspecto característico. Un logopeda experto en voz podrá ayudarle.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dr. José Francisco Cervera Mérida, logopeda, colegiado nº 46121

----------------- 

Referencias en el texto:

 (1) Srikamakshi, K., & Balasubramanian, T. (2014). Mutational Falsetto: A Panoramic Consideration. Online Journal of Otolaryngology, 4(1)

 (2) Lim, J.-Y., Lim, S. E., Choi, S. H., Kim, J. H., Kim, K.-M., & Choi, H.-S. (2007). Clinical Characteristics and Voice Analysis of Patients With Mutational Dysphonia: Clinical Significance of Diplophonia and Closed Quotients. Journal of Voice, 21(1), 12–19

 (3) Cobeta, I., Núñez, F. Y Fernández, S. (2013). Alteraciones de la voz. Barcelona: Marge Médica Books

 (4) Perelló, J., & Miquel, J. A. S. (1980). Alteraciones de la voz. Barcelona: Editorial Científico-Médica.

 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes textos:

  • Cobeta, I., Núñez, F. Y Fernández, S. (2013). Alteraciones de la voz. Barcelona: Marge Médica Books

 

 

A MI HERMANO LE HAN PUESTO UN IMPLANTE COCLEAR, ¿CAMBIARÁ SU FORMA DE HABLAR CON LA INTERVENCIÓN?

A mi hermano le han puesto un implante coclear ya siendo adolescente y quisiera saber si con esto y la rehabilitación con la logopeda se le va a cambiar esa voz tan peculiar que tiene.

Cuántas veces hemos escuchado decir a una persona tras la activación de su implante coclear ¿éste soy yo?

Resulta curioso que, aunque la investigación no se hayan centrado mucho en este tema, sea la propia voz percibida por el paciente tras la activación del implante coclear uno de las aspectos que a lo largo de los primeros meses se le otorga más importancia tanto por él como por la familia.

Es comúnmente conocido que el manejo de nuestra voz viene propiciado por el control auditivo que ejercemos sobre ella. Se deriva de esto, por tanto, que en la medida que existe un problema auditivo la voz se ve en mayor o menor medida alterada.

Esencialmente, cuando existe pérdida de audición, en su evolución, la tendencia es aumentar progresivamente el volumen de dicha voz y a velarizar el sonido producido (un habla más gutural). Todo ello se realiza para compensar la alteración del feedback auditivo que empleamos de forma inadvertida los normoyentes. En este sentido, es característica la voz de personas con hipoacusias importantes donde este feedback, este control, viene ya más favorecido por una retroalimentación de tipo somático con la parte posterior de la cavidad oral generando la voz anteriormente referida.

Así pues, una vez restablecida cierta audición funcional comenzaremos a propiciar el proceso inverso. Es decir, si me permites la metáfora, la voz de tu hermano que se fue escondiendo de manera más o menos progresiva en una cueva, poco a poco va a ir saliendo hacia el exterior. Si bien es cierto, el margen de mejora vocal está condicionado por el nivel de audición que hayamos alcanzado y el tiempo de deprivación auditiva que haya sufrido tu hermano.

Te voy a hacer una serie de recomendaciones que se pueden llevar a cabo desde el mismo momento de la activación del implante.

En primer lugar, todos los días es bueno durante algunos minutos hacer lecturas en voz alta y que, si es factible, tú o algún familiar le haga comentarios de cómo ha sido esa lectura; comentarios del tipo “has leído con un volumen normal/algo elevado/muy bajo”.

Caracterizar las voces de los demás; piensa que justamente lo que para nosotros es trivial y cotidiano para una persona que empieza a oír con un implante coclear es un auténtico descubrimiento y no tiene las suficientes referencias para establecer categorías; comentarios del tipo “esta persona tiene una voz muy aguda/grave”, “esta persona habla muy bajito/muy fuerte” le ayudará a reconfigurar el propio concepto de su voz.

Por último, no hay mejor estímulo para la audición que la música y, en este sentido, de igual forma que es muy recomendable la exposición a la música en niños pequeños cuando empiezan a oír a través de un implante coclear y como herramienta fundamental para su rehabilitación, cuando ya van siendo mayores y en adultos, siempre que sea de su gusto, sería una buena actividad participar en un coro.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana: 

Carlos Domingo Benito, logopeda nºcolegiado 46344 y audiólogo clínico del Hospital Universitario de la Ribera

 ----------------- 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes textos:

Cooper y Craddock (2006) Cochlear Implants. A Practical Guide. Whurr Publishers.

 Waltzman y Roland (2014) Cochlear Implants, Third Edition. Thiem Publisherse.

 Domingo Benito, Carlos (2012) Valoración subjetiva de la voz en pacientes con hipoacusia neurosensorial bilateral poslocutiva después de implantación coclear. Boletín de la Aelfa, Vol. 12 (2), Julio 2012.

 

¿FAVORECE O NO AL ÉXITO DE LA ORTODONCIA QUE MI HIJO ACUDA AL LOGOPEDA?

Mi hijo ha llevado aparato dental y al retirárselo los dientes han  vuelto a estropearse. El odontólogo nos indica que hay que colocárselo por segunda vez. Su primo tuvo el mismo problema y optaron por llevarlo antes al logopeda, pero mi odontólogo dice que no cambiaría el resultado final y que no es necesario. ¿En qué casos sí es adecuado y en cuáles no influye para el éxito de la ortodoncia?

Es cierto que en algunos pacientes que han seguido y finalizado un tratamiento de ortodoncia, los dientes se desplazan de su posicionamiento óptimo, volviendo a posiciones iniciales o previas al tratamiento, es lo que se conoce con el nombre de recidiva. Las recidivas son un problema y una preocupación para los odontólogos e invierten esfuerzos importantes para que los tratamientos tengan la máxima estabilidad.

Cuando los dientes no articulan, encajan o engranan correctamente, a ello se le denomina maloclusión (1). Las causas de maloclusión se pueden agrupar en: dentarias, esqueléticas, funcionales o mixtas, y los logopedas intervenimos en aquellos casos que presentan las dos últimas causas, las cuáles se dan en la mayoría de los pacientes.

Muchas maloclusiones están relacionadas con alteraciones en la respiración, masticación y deglución (foto1), existiendo además malos hábitos como la succión digital, el mordisqueo labial, la onicofagia, etc. que alteran la posición normal de los dientes (2). En estos casos, es inviable la corrección de la posición dental sin corregir o eliminar disfunciones y malos hábitos, y viceversa. Por otro lado, en muchos casos en los que la causa de la maloclusión es de origen genético también se producen alteraciones funcionales. Por ejemplo, en las llamadas protusiones mandibulares o Clase III de Angle (foto 2), la mandíbula tiene un mayor tamaño que el maxilar superior y ello tiene un fuerte componente genético. Sin embargo, la lengua tiene una clara tendencia a ocupar espacios y algunos pacientes con Clase III, apoyan la lengua, tanto en reposo como en deglución, en la arcada dentaria inferior o de forma interincisiva, provocando un desplazamiento de los dientes y contribuyendo al crecimiento mandibular.

La intervención del logopeda será necesaria siempre que se detecten alteraciones funcionales  y/o malos hábitos, es por ello que la colaboración entre el ortodoncista y el logopeda va a ser necesaria en la mayoría de los casos.

La Terapia Miofuncional es la disciplina que se encarga de valorar y corregir las disfunciones orofaciales que pueden interferir tanto en la producción del habla como sobre la estructura de los dientes, la mandíbula y la musculatura orofacial. Por tanto, el logopeda que intervenga con este tipo de pacientes deberá estar formado en Terapia Miofuncional.

En los últimos años la formación y especialización del logopeda ha ido en aumento, teniendo en cuento el número de cursos, másteres, trabajos de fin de grado y de fin de máster, así como la producción de artículos especializados centrados en esta especiliadad.  Por otro lado la interralación entre la ortodoncia y la logopedia no es nueva (3), y el interés por los odontólogos en la terapia miofuncional también es creciente, prueba de ello es el aumento del número de logopedas que colaboramos con ortodocistas y el aumento del número de talleres, cursos y conferencias destinados a ortodoncistas centrados en la Terapia Miofuncional.   

Es muy posible que el hijo de la persona que nos realiza la pregunta tenga algún componente disfuncional que esté afectando a su oclusión dental. Mi consejo es que lleve a su hijo a un logopeda especialista en Terapia Miofuncional y que le realice una exploración. Si detecta  alteraciones miofuncionales que su ortodoncista no es capaz de ver ni admitir, sinceramente, cambie de ortodoncista.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

Dr. Vicent Rosell Clari, Dr en Psicología y Logopeda,  Colegiado número 46164. Universitat de València.

----------------- 

Referencias en el texto:

 (1) BORRÁS, S., & ROSELL, V. (2005). Guía para la reeducación de la deglución atípica y trastornos asociados. Valencia: Nau llibres.

(2) AGUILAR, M., VILLAIZÁ, C., & NIETO, I. (2009). Frecuencia de hábitos orales, factor etiológico de maloclusiones en población escolar. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatria Ortodoncia.

(3)  SEGOVIA, M. L. (1988). Interrelaciones entre la estomatología y la fonoaudiología. Buenos Aires: Panamericana.

 Foto 1. Deglución disfuncional o atípica.    

degdis1                   

Foto 2. Clase III.

degat2

 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes textos:

BORRÁS, S., & ROSELL, V. (2005). Guía para la reeducación de la deglución atípica y trastornos asociados. Valencia: Nau llibres.

 GONZÁLEZ, M. F., GUIDA, G., HERRERA, D., & QUIRÓS, O. (2012). Maloclusiones asociadas a: Hábito de succión digital, hábito de deglución infantil o atípica, hábito de respiración bucal, hábito de succión labial y hábito de postura. Revisión bibliográfica. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría.

 ZAMBRANA, N. y DALVA, L. (1.998). Logopedia y ortopedia maxilar en la rehabilitación orofacial. Barcelona: Masson.

 

 

¿INTERVENCIÓN FAMILIAR? ¿PARA QUÉ Y POR QUÉ?

Llevamos semanalmente a nuestra hija a terapia a un centro de atención temprana porque le está costando mucho hablar. Tiene 3 años y dice palabras sueltas, pero nada más. La logopeda nos ha dicho que tenemos que trabajar en casa algunas cosas y que sería importante marcar algunas reuniones para que ella nos ayude. El problema es que la niña pasa mucho tiempo con los abuelos porque nosotros estamos separados y tampoco queremos quitarle horas de sesión para reuniones. ¿De verdad tenemos que juntarnos todos para que nos de sus explicaciones? ¿No debería hacerse la terapia en el centro con quienes saben?

Aunque la niña este recibiendo terapia en un Centro de Atención Temprana, la implicación familiar en la intervención es muy importante para asegurar el éxito de la misma.

Partimos de la base de que el lenguaje es un hecho social y como tal se desarrolla en el ámbito familiar y comunitario.  Cuando estamos frente a una dificultad del lenguaje, el logopeda realiza acciones encaminadas a estimular el desarrollo del lenguaje, pero son acciones en la mayoría aisladas de los contextos naturales en los que los niños se desenvuelven y en los que las posibilidades y oportunidades de generalización son más difíciles de conseguir.

El gran desarrollo neuronal asociado al aumento de interconexiones entre neuronas y entre las áreas del lenguaje, se incrementa especialmente en las edades tempranas del desarrollo, de manera proporcional a la intensidad y frecuencia de los estímulos recibidos por el niño y es lo que explica su evolución y el desarrollo de habilidades.

Cuando se realizan acciones en las que se involucran todos los miembros de la familia y se  asumen las rutinas propias de cada familia, las posibilidades de recibir estímulos diversos y continuados por parte de los niños se multiplican (1). 

En el caso de esta niña, al pasar tantas horas con los abuelos, estos se convierten en sus cuidadores principales, asumiendo un papel determinante en su desarrollo. Ellos junto a sus padres, otros familiares y /o educadores de la escuela infantil, comparten la responsabilidad de cuidar y educar, siendo sin duda sus mejores conocedores. Aquí por ejemplo los padres y los abuelos, establecen un vínculo afectivo más estable a través de las experiencias continuadas de disponibilidad e incondicionalidad. Este vínculo sirve de motivación a la niña para acceder a los aprendizajes, ya que el refuerzo o la atención ofrecida por las figuras de apego, son mucho más eficaces que si se reciben de otra persona.

Estas figuras son quienes posibilitan la generalización de los aprendizajes de unos contextos a otros, propiciando conductas adecuadas en los niños en distintos ámbitos y proporcionando estabilidad a la intervención, ya que permanecen en el tiempo junto al niño.

Si el profesional cuenta con todos los miembros de la familia, se forma un equipo que trabaja unido en proporcionar la mayor cantidad de estímulos, se crea un entorno competente y en este caso la niña tendrá más posibilidades de adquirir y usar estrategias que faciliten su desarrollo del lenguaje.

Por tanto, es misión del profesional, ayudar a esta familia a ser cada día más competente en el manejo de la niña, les ayuda a establecer interacciones eficaces, a modificar comportamientos y eliminar conductas inadecuadas que puedan frenar el desarrollo (2).

En los centros, los profesionales saben llevar a cabo su función, pero en el entorno familiar son los cuidadores principales los que más deben conocer y apoyar a los niños. Cuando trabajamos con las familias, no quitamos tiempo a la intervención, sumamos horas y calidad a la misma.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dra. Claudia Tatiana Escorcia Mora,  Fonoaudióloga/logopeda, Colegiada nº 46293

----------------- 

Referencias en el texto:

(1) García-Sánchez, F. A., Escorcia, C. T., Sánchez-López, M. C., Orcajada, N. & Hernández-Pérez, E. (2014). Atención Temprana centrada en la familia. Siglo Cero. Revista Española sobre Discapacidad Intelectual, 45 (3), 251, 6-27

(2) Perpiñan, S. (2009) Atención Temprana y familia. Cómo intervenir creando entornos competentes. Madrid: Narcea ediciones.

(3) Gracia, M. (2003). Comunicación y lenguaje en primeras edades. Intervención con Familias. Lerida: Edit Milenio.

 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

  • GAT, Federación Estatal de Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana (2000). Libro Blanco de la Atención Temprana. Madrid: Real Patronato sobre Discapacidad.
  • Gracia, M. (2003). Comunicación y lenguaje en primeras edades. Intervención con Familias. Lerida: Edit Milenio.  

  • Perpiñan, S. (2009) Atención Temprana y familia. Cómo intervenir creando entornos competentes. Madrid: Narcea ediciones.

 

¿A QUÉ EDAD SE RECOMIENDA LA INTERVENCIÓN LOGOPÉDICA EN UN PROBLEMA LECTOR?

Hola, mi hija tiene 6 años y estamos preocupados, porque aunque el resto de los niños de sus clase ya leen, ella sale del cole triste y frustrada porque le está costando mucho. No sabemos qué podemos hacer, mi hermana nos ha dicho que podríamos llevarla a un logopeda para que la ayude a avanzar en esta traba de la lectura. ¿A qué edad se recomienda la intervención logopédica en un problema lector? ¿Qué actitud nos recomiendan adoptar a nosotros como padres?

1º de primaria, que se corresponde con el curso en el que los alumnos tienen 6-7 años, es el curso en el que la mayoría de los sistemas educativos establecen como objetivo la adquisición de la lectoescritura. Es decir, si bien durante la etapa de infantil los niños suelen realizar actividades relacionadas con la lectura, como reconocer letras o realizar juegos como identificar “el principio de las palabras” o encontrar palabras que se parecen entre si, es durante 1º de primaria cuando los niños deben comenzar a leer correctamente y de forma fluida palabras y frases cortas.

 Esto es así porque es en esa edad, 6 años, es cuando las capacidades simbólicas y lingüísticas necesarias para leer están lo suficientemente desarrolladas.

 Algunos signos de alerta a esta edad, 6 años, que podemos encontrar en esta excelente guía sobre Dificultades Específicas de Aprendizaje (1) son confundir palabras con una pronunciación similar, dificultad para identificar las letras, dificultad para identificar los sonidos de las palabras o un historial de dificultad en el desarrollo del lenguaje. Y, como indicas, el detectar un desinterés o rechazo por la lectura.

 Cuando encontramos algunos de estos signos es necesario realizar una evaluación logopédica para confirmar un posible retraso o trastorno. Es posible que el logopeda complemente su informe con la evaluación de otros profesionales (p.e. opticos/optometrista, psicólogos infantiles) con objeto de descartar o confirmar causas sensoriales o cognitivas.

Es imprescindible realizar la evaluación logopédica  en el primer momento de la detección de los primeros síntomas, ya que, como nos indican tanto asociaciones como investigadores (2) es frecuente encontrar en el ámbito educativo, en palabras de Shaywitz, una “estrategia de esperar al fracaso”, es decir, aplicar un criterio de “discrepancia” para diagnosticar y confirmar las dificultades, consistente en esperar a que exista un retraso o desfase curricular de 2 años.

Esto se traduce en que en muchas ocasiones alumnos cuyos signos de alerta han sido detectados en 1º de primaria no reciban evaluación e intervención hasta 3º de primaria, cuando las dificultades son mayores y cuando han aparecido otros síntomas como consecuencia de la falta de intervención (bajo rendimiento escolar, desmotivación, problemas de conducta…).

Por tanto, si bien es cierto que determinados etiquetas diagnósticas pueden retrasarse debido a un criterio de discrepancia, esto no significa que deba esperarse sin realizar evaluación y tratamiento  logopédico, sino, al contrario, son estos signos de alerta los que nos indican que se debe realizar una evaluación y comenzar intervención si los resultados y el profesional logopeda lo recomiendan.

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 D. José Antonio Calvo Expósito, logopeda colegiado nº 28/0213. Profesor Asociado Departamento de Psicología, Grado en Logopedia Universidad de Castilla la Mancha. Logopeda Centro Alpadif-Rivas, Rivas Vaciamadrid, Madrid

-----------------

Referencias en el texto:

 (1) (ENLACE EXTERNO, tamaño 1,44MB) http://www.dislexiajaen.es/descargas/manual-dislexia-junta-andalucia.pdf

(2) The education of dyslexic children from childhood to young adulthood. Shaywitz SE, Morris R, Shaywitz BA. Annu Rev Psychol. 2008;59:451-75