niños tirando piedras

ABORDAJE LOGOPÉDICO EN LAS UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS NEONATALES

Mi niña ha nacido con bajo peso prematura y se encuentra en estos momentos ingresada en la unidad de cuidados intensivos de neonatos del hospital. Mi hermana me ha dicho que deberíamos contactar con un logopeda especialista que comience ya cuanto antes con el trabajo de atención temprana. ¿Deberíamos esperar a que le quiten la sonda de alimentación y esté más crecidita o realmente es importante la prontitud de la intervención del logopeda en estos casos? Estamos muy preocupados por ayudarla a superar todo lo que nos queda por delante. Gracias un saludo.

Como bien le recomienda su familiar es aconsejable iniciar el tratamiento logopédico cuanto antes, una vez que a nivel clínico vuestra pequeña se encuentre estable.

Es aconsejable realizar la estimulación antes de cada toma, respetando siempre el momento del bebé, valorando si el bebé se encuentra receptivo a dicha estimulación. Si durante la intervención se observa cualquier signo o síntoma de estrés deberá cesar inmediatamente la intervención o bien no se iniciará.

La prematuridad acarrea diversas dificultades estrechamente ligadas en todo lo concerniente a la alimentación.

Una de ella es la falta de estimulación, que le proporciona el vientre materno. En el trascurso de la vida intrauterina se da una secuenciación de la aparición de los reflejos orales que van a ser necesarios para que se produzca una ingesta eficiente, eficaz y segura por vía oral.

Como sabemos el bebé a término va madurando dichos reflejos a través de sus propias experiencias de vida intrauterina, a través de la ingesta del líquido amniótico así como la succión digital; estos movimientos favorecen el desarrollo óptimo anatómico y funcional a nivel sensorio motor oral (1). Por el contrario, los bebés prematuros están en desventaja debido a la gravedad en la que se encuentran a nivel clínico y ambiental, pues al alojarse fuera del vientre materno se halla en un estado de gravedad que le dificulta los movimientos, privándolos de numerosas experiencias, tales como: juegos de boca-mano, no pudiendo tener experiencias de succión tanto por el impedimento externo como puede ser la sonda o por la falta de proporcionarles estímulos externos agradables (2).

En definitiva, los niños que nacen prematuramente son dramáticamente privados de este pacífico medio ambiente y pierden la estimulación intrauterina necesaria para completar el adecuado desarrollo del sistema motor oral.

Fuera de este pacífico y estimulante lugar como es el vientre materno, nos queda para potenciar dicho sistema favorecer la estimulación a nivel orofacial, es por ello la necesidad en cuanto antes de estimular y potenciar dicha zona.

Por ello que se recomienda estimular el sistema sensorio motor oral a través de la succión no nutritiva. Además es aconsejable que durante la ingesta por vía enteral, ya sea nasogástrica u orogástrica, se estimule la succión no nutritiva, de este modo el bebé relaciona los movimientos orales con la sensación de satisfacción. En cuanto a la preferencia si la sonda está colocada a nivel nasogástrico u orogástrico, es preferible la segunda sobretodo en el trascurso de transición entre la sonda-boca, para así poder estar libre la cavidad oral y poder realizar todos los movimientos sin ningún tipo de interferencia.

A pesar de potenciar la succión nutritiva, hay que valorar a nivel sensitivo, las estructuras anatómicas y funcionales por si requiere de tratamiento específico y potenciar el desencadenamiento de los reflejos. Es por ello que no hay un programa general para el niño prematuro sino una programación individualizada para cada niño.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunidad Valenciana:

Silvia Domenech Martínez, diplomada en logopedia, col. nº 46308. Master en Atención Temprana. Logopeda del Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana y del programa Intrahospitalario de la Fundación Salud Infantil de Elche.

 

Pueden encontrar más información sobre este tema en los siguientes libros:

Campos Montero, Z. I. (2010). Problemas de alimentación en lactantes. Segunda parte: fase oral y faríngea. Artículo de revisión. Acta pediátrica costarricense, 22 (1), 14-22.

Le Metàyer, M. (1995). Reeducación cerebro-motriz del niño pequeño. Barcelona: Editorial Masson.

Piñero Peñalver, J., Pérez-López, J., Vargas Torcal, F., y Candela Sempere, A.B. (2014). Atención Temprana en el ámbito Hospitalario. Madrid: Editorial Piramide.

 

Referencias en el texto:

(1) American Speech-Language Hearing Association (2009). The Complexity of Transitioning to Oral Feeds in Preterm Infants, Special Interest Group. Perspective on Speech Science and Orofacial Disorders, 19(1), 52-57

(2) Villamizar Carvajal, B., Vargas Porras, C., y Díaz Martínez, L. A. (2010). El progreso de la alimentación oral del recién nacido prematuro. Salud Universidad Industrial Santander. 42,  262-270

Un pensamiento sobre “ABORDAJE LOGOPÉDICO EN LAS UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS NEONATALES”

  1. El inicio de metodologías de intervención miofuncional como la Vibroterapia de Baja Frecuencia y la Crioterapia a nivel endo y exobucal favorecen rápidamente el desarrollo y la integración de reflejos débiles o ausentes. No hay que esperar a salir de la unidad, cuanto más rápido de inicie la intervención más se favorece la bebé de la opción de un retiro rápido de la sonda y del establecimiento de una vía oral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *