Archivos de la categoría Español

¿TRATAMIENTO LOGOPÉDICO CON APARATO?

Mi sobrina de 8 años tiene los incisivos separados. En la revisión del dentista nos han dicho que presenta un estímulo constante al tragar y comer que condiciona el desarrollo de su boca negativamente: al no apoyar la lengua en el paladar, la coloca entre sus dientes al tragar. Le han recomendado un tratamiento de ortopedia y rehabilitación de la dentadura con un aparato dental. Nos han recomendado acudir a un logopeda para corregir la deglución y estabilizar así el tratamiento. ¿Es posible el tratamiento logopédico con el aparato ya puesto? ¿En qué consiste su intervención?

La recomendación de acudir a un logopeda que les han hecho es correcta ya que su sobrina presenta una deglución atípica o disfuncional relacionada con la presión constante que la lengua realiza cada vez que  necesita tragar simplemente saliva, que se produce en este caso sobre los incisivos superiores, favoreciendo que éstos se separen como ha sucedido.

La finalidad del aparato dental será ayudar a cerrar el espacio existente entre los incisivos y conseguir una oclusión dentaria que le permita realizar correctamente la incisión (partición) y masticación de los alimentos, pero es necesario igualmente que un logopeda especializado en Terapia Orofacial y Miofuncional (cuyo  objetivo es prevenir, evaluar, diagnosticar, educar y rehabilitar el desequilibrio presente en el sistema orofacial (1)), la evalúe (2) y elabore un programa de intervención que tendrá como finalidad equilibrar las funciones alteradas como ocurre en este caso con la deglución (3).

Para ello puede ser necesario trabajar inicialmente sobre la lengua y el paladar, concretamente sobre la zona de las rugas palatinas, ya que es en las mismas, y no sobre los dientes, donde el ápice de la lengua debe apoyarse y ejercer presión durante la deglución para conseguir, junto con el resto del movimiento lingual, empujar el bolo alimenticio y tragarlo, estimulando igualmente con dicha presión el crecimiento del paladar.

La utilización de placas expansoras de paladar, resortes metálicos, tornillos de expansión etc., que pueden llevar algunos aparatos de ortopedia puede dificultar el aprendizaje y la automatización de la colocación correcta de la lengua por lo que, especialmente para conseguir el primero, es recomendable que el paladar se encuentre liberado y es por ello fundamental la coordinación entre el dentista y el logopeda. En muchos de estos casos puede ser recomendable una "intervención tipo sandwich": tratamiento logopédico previo a la colocación del aparato- ortopedia (combinada con logopedia según el caso ya que es posible ir trabajando a nivel sensitivo y motor sobre la lengua, los labios u otras funciones orofaciales alteradas)-tratamiento logopédico para automatizar la postura lingual adecuada y evitar recidivas una vez resuelto el problema a nivel de oclusión dentaria con el aparato.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

Mónica Bartuilli Pérez, logopeda colegiada 28 / 0016. Psicóloga. Profesora asociada. Grado en Logopedia. Universidad Complutense de Madrid.

 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

Bartuilli, M. (coord.), Cabrera, P. y Periñán, M. (2007): Guía técnica de intervención logopédica. Terapia Miofuncional. Madrid: Síntesis.

Borrás Sanchís, S y Rosell Clarí, V. (Coord.) (2006): Guía para la reeducación de la deglución atípica y trastornos asociados. Valencia: Nau Llibres.

Grandi, D. y Donato, G. (2008): terapia miofuncional. Diagnóstico y tratamiento. Barcelona: Lebón

Segovia, Mª.L. (1988). Interrelaciones entre la odontoestomatología y la fonoaudiología. La deglución atípica. 2ª edición. Buenos Aires: Panamericana.

-----------------

Referencias en el texto:

(1) Bartuilli, M. (coord.), Cabrera, P. y Periñán, M. (2007): Guía técnica de intervención logopédica. Terapia Miofuncional. Madrid: Síntesis.

(2) Cervera, J.F. e Ygual, A. (2002). Guía para la evaluación de la Deglución atípica. Cuadernos de Audición y Lenguaje. (3): 57-65.

(3) Bigenzahn, W. (2004): Disfunciones Orofaciales en la Infancia. Diagnóstico, terapia miofuncional y logopedia. Barcelona: Ars Médica.

MI PADRE ESTÁ TRAQUEOSTOMIZADO EN LA U.C.I. Y NO SÉ SI PODRÁ HABLAR

Mi padre tiene 64 años y se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital después de sufrir un accidente de tráfico. Se encuentra traqueostomizado y no sabemos si podrá hablar con el tubo de traqueostomía o cómo podremos comunicarnos con él. Tampoco sabemos si es una solución temporal o permanente. No tenemos ni idea de las consecuencias de estos procedimientos médicos.

Es muy frecuente que los pacientes ingresados en la UCI experimenten dificultades en la comunicación i/o deglución (capacidad de tragar), ya sea como resultado de su enfermedad o como resultado de los tratamientos que reciben (Batty, 2009) (1).

Efectivamente, cuando un paciente no respira adecuadamente por sí solo, se le intuba por la boca para aportarle el oxígeno necesario mediante la renombrada ventilación mecánica. Si la situación del paciente no mejora en los siguientes días se le acaba haciendo una traqueostomía, es decir, un procedimiento quirúrgico en el que se hace una apertura desde la parte baja del cuello hasta la tráquea y se coloca un tubo o cánula de traqueostomía a través de la que se le continuará ventilando. Habitualmente estas medidas van acompañadas de drogas sedantes y relajantes.

En primer lugar se ha de explicar que el tubo o cánula de traqueostomía es una solución temporal, y que tan pronto como el paciente mejore su estado de salud y empieze a respirar adecuadamente se iniciará el proceso de retirada. Por supuesto, el tubo de traqueostomía tiene muchas consecuencias sobre el habla y también sobre la deglución. Sin duda, la consecuencia más importante sobre el habla es que el aire de la respiración entra y sale por el tubo, y no pasa a través de las cuerdas vocales, que quedan un poco más por encima de la garganta. De esa manera, cuando el paciente intenta hablar nota que no le sale la voz, y por lo tanto, que los demás (sanitarios o familiares) no le entienden. La incomunicación que se produce genera mucha frustración y una sensación muy fuerte de impotencia. Diferentes autores han estudiado las respuestas emocionales de las personas intubadas o traqueostomizadas que están incomunicadas y se sienten aisladas (Magnus y Turkington, 2006) (2).

Aparte, el tubo o cánula de traqueostomía tiene consecuencias sobre la deglución que hay que estudiar con detenimiento antes de darle a comer al paciente e iniciar la vía oral de alimentación; dificultad en el movimiento de las estructuras de la laringe, desensibilización de la zona, etc., (Baumgartner, Bewyer y Bruner, 2008) (3).

Para solucionar estos problemas de incomunicación, inicialmente podemos hacer servir plafones de comunicación. Cuando la situación del paciente mejora, podemos instruirlo para que cuando suelte el aire para hablar (cuando espire) tape el tubo de traqueostomía con su dedo, de manera que obligue al aire a pasar por las cuerdas vocales, y de esa manera pueda hacerlas vibrar y se escuche la voz. Por otra parte, también se le puede recomendar la colocación de una válvula de habla, que consiste en un tapón para el tubo o cánula que permite la entrada de aire a través del mismo, pero no la salida, "obligando" de nuevo al aire espirado a subir y pasar por las cuerdas vocales, lo que producirá la voz. Además, es muy conveniente una adecuada rehabilitación de las estructuras laríngeas de cara a conseguir una óptima recuperación de la voz y de la deglución.

Por todo esto, la presencia del logopeda en la UCI no solo está plenamente justificada, sino que además es muy necesaria (Batty, 2009) (1).

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

Jorge Puchades Chulià, logopeda, nº col. 46246 Hospital Universitari de la Ribera

 -----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

Vidal C, Puchades J. Logopedia y nuevos ámbitos de actuación en disfagia orofaríngea en la Comunidad Valenciana. Bol AELFA. 2012;12(2): 45-53.

Hess D.R. (2005). Facilitating speech in the patient with a tracheostomy. Respiratory Care, 50(4): 519-25.

Desai, A., Rho. L., Nelson, J. (2009). Helping the chronically critically ill to communicate: speaking valve pilot trial. American Journal of Respiratory Critical Care Medecine, 179; 2009; A3083  

 

Referencias en el texto:

(1) Batty, S. (2009). Communication, swallowing and feeding in the intensive care unit patient. Nursing in Critical Care, 14 (4), 175‑179.

(2) Menzel L.K. (1998). Factors related to the emotional responses of intubated patients to being unable to speak. Heart & Lung, 27 (4), 245-52.

(3) Baumgartner, C.A., Bewyer, E., Bruner, D. (2008). Management of communication and swallowing in intensive care: the role of the speech pathologist. Advanced Critical Care, 19 (4), 433‑43.

NUESTRO PADRE NO SE ADAPTA AL USO DEL AUDÍFONO

Nuestro padre ya tiene cierta edad y cada día oye peor. Nos pide que repitamos cada vez que le decimos algo y se queja mucho de que no nos entiende. Se ha comprado un audífono pero a penas lo utiliza porque dice que lo único que le hace es oírlo todo mucho más amplificado, resultándole desagradable y molesto, dado que no le ayuda a percibir las palabras con claridad sino en un volumen más elevado. Creemos que simplemente tiene que acostumbrarse a utilizarlo. ¿Podría un logopeda ayudarnos para que utilice su audífono?

Este es un problema muy corriente, al cual denominamos presbiacusia. La presbiacusia es la tercera enfermedad crónica más importante en las personas mayores y, si bien, al principio la discapacidad que genera no suele interferir en la vida cotidiana de las personas, poco a poco es cada vez más incapacitante, hasta el punto que asociada a la presbiacusia suele observarse en las personas mayores una marcada tendencia a la depresión, al aislamiento social e incluso cierto grado de demencia.

 Tradicionalmente la solución a esta pérdida auditiva pasaba por adaptar unos audífonos sin contemplar nada más. En los últimos años, se ha ido poniendo de manifiesto que la adaptación de unos audífonos sin que se lleve a cabo ningún tipo de rehabilitación auditiva y cognitiva no resuelve el problema. Todo lo contrario, frustra al usuario quien acaba abandonando los audífonos en un cajón.

Por este motivo, además de usar unos audífonos bien adaptados a las necesidades del paciente (exactamente como hacemos con unas gafas), es necesaria la intervención del logopeda para llevar a cabo ejercicios de rehabilitación auditiva que ayuden al paciente a descubrir de nuevo sonidos que tenía olvidados o, lo que es peor, mal registrados en su cerebro después de muchos años de oír mal. El logopeda, además, debe realizar ejercicios para mejorar la atención y la memoria de trabajo, ya que ésta es esencial para la comprensión del lenguaje y, finalmente, acompañar al paciente y asesorarlo en las nuevas sensaciones que experimentará durante las primeras semanas de usar sus audífonos.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dr. Jesús Valero García, logopeda, Colegiado nº 3437 (CLC). Universidad Ramón Llull de Barcelona

 

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

Abelló, P. (2010) Presbiacusia. Exploración e intervención. Barcelona:Elsevier.

Sweetow, R. i Palmer, C.V. (2005). Efficacy of individual auditory training in adults: a systematic review of the evidence. Journal of the American Academy of Audiology, 16, 494-504.
 
Valero-Garcia, J.; Bruna, O. & Signo, S. (2012) Envelliment i comunicació: interrelació entre els factors auditius, cognitius i emocionals. Revista  Aloma. 30 (1) 53-66

¿LOGOPEDIA EN NIÑOS PEQUEÑOS?

Mi hijo es muy pequeño, tiene 7 meses y estamos llevándole a un Centro de Atención Temprana debido a que nos han recomendado que reciba estimulación profesional especializada.  Presenta algunas dificultades para comer y su desarrollo a nivel global va muy lento. ¿Sería necesario incluir asistencia logopédica? ¿Qué papel específico desempeña el logopeda para mi hijo en la Atención temprana?

A pesar de que no tenemos detalles acerca de las causas  de estas dificultades concretas que presenta el niño, sí podemos intuir la existencia de  problemas que afectan a la alimentación/deglución como consecuencia de un retraso del desarrollo global, que hacen pensar que también puedan estar afectadas las esferas de la comunicación y el lenguaje. Por tanto, es evidente que la intervención del logopeda es necesaria tanto para corregir los problemas presentes, como para prevenir defectos futuros en el desarrollo del lenguaje.

 Aunque existe la creencia generalizada de que el logopeda sólo empieza a intervenir  a partir de que el niño empieza a hablar, lo cierto es que nuestra función puede realizarse desde el mismo momento del nacimiento, ya que el desarrollo de habilidades de comunicación comienza desde este mismo instante.  No debemos olvidar que una comunicación efectiva es esencial  para muchos aspectos de la actividad humana, especialmente para el adecuado desarrollo del aprendizaje y de la interacción social.

El logopeda que desempeña su labor en los Centros de Atención Temprana es el profesional que por su formación, está capacitado para abordar los retrasos y las dificultades en la comunicación, el lenguaje, el habla, la alfabetización emergente, y la alimentación/deglución que pueda presentar el niño.

Por otra parte,  las familias con bebés y niños pequeños  que padecen alguna discapacidad o que se entienden en riesgo de padecerla, deben recibir una atención  y asesoría, que les permita apoyar el desarrollo del niño y que esté dirigida a resolver el amplio espectro de prioridades y preocupaciones que se les pueden presentar (1).  Aquí, el logopeda tiene un papel central en la provisión de servicios y apoyos a las familias y sus niños, así como al resto de miembros del equipo de Atención Temprana (2).

En este caso concreto, al existir un desarrollo más lento de lo esperado,  es necesario potenciar el desarrollo de la comunicación y el lenguaje, estimulando al niño, y también capacitando a la familia para que le brinde el mayor número de oportunidades de aprendizaje a través de la creación de un ambiente más favorable al desarrollo comunicativo. Estas actividades deben ser vigiladas y replanteadas por el logopeda junto a la familia. De esta forma la familia-el niño y el profesional forman una triada que trabaja de manera conjunta (3).

El logopeda también puede ayudar a la familia a mejorar los problemas de alimentación/deglución que presenta el niño, ayudándoles a entender dónde radica la dificultad, y ayudándoles a encontrar y aplicar las estrategias que permitan mejorar esa condición, revisando y vigilando las transiciones oportunas a diferentes tipos de alimentos y texturas hasta llegar a la mayor  y  mejor normalización de la ingesta.

 

 Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dra. Claudia Tatiana Escorcia Mora,  Fonoaudióloga/logopeda, Colegiada nº 46293

 Especialista en Atención Temprana

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

GAT, Federación Estatal de Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana (2000). Libro Blanco de la Atención Temprana. Madrid: Real Patronato sobre Discapacidad

Gracia, M. (2003). Comunicación y lenguaje en primeras edades. Intervención con Familias. Lerida: Edit Milenio

Milla, M. & Mulas, F. (2005). Atención Temprana. Desarrollo infantil, diagnostico, trastornos e intervención. Valencia: Promolibro

 

Referencias en el texto:

(1) García-Sánchez, F. A., Escorcia, C. T., Sánchez-López, M. C., Orcajada, N. & Hernández-Pérez, E. (2014). Atención Temprana centrada en la familia. Siglo Cero. Revista Española sobre Discapacidad Intelectual, 45 (3), 251, 6-27

(2) Giné, C., Gràcia, M., Vilaseca, R. & Balcells, A. (2009). Trabajar con las familias en Atención Temprana. Revista Interuniversitaria de Formación de Profesorado, 65(23,2), 95-113

(3) Díez, A. (2008). Evolución del proceso de Atención Temprana a partir de la triada profesional-familia-niño. Revista Síndrome de Down, 25, 46-55

 

RECOMANEN AL MEU FILL L’ÚS D’UN SAAC LI AFECTARÀ L’HORA DE PARLAR COM ELS ALTRES XIQUETS?

El nostre fill de 24 mesos encara no parla, no pareix que tinga interés per comunicar-se i la família ens remarca que és molt poc sociable. És un xiquet molt bo que s'entreté només jugant, encara que a vegades té alguna que una altra rabinada quan li demanem quelcom que no vol. L'especialista ens ha dit que es troba en una fase en què encara és difícil concretar el diagnòstic entre TEA/TEL, però que sí ens recomana que el nostre fill comence a utilitzar un SAAC. Tenim por que l'ús d'un sistema de comunicació que no siga el normal (oral) puga fer que es torne peresós o retarde les seues possibilitats. Podria l'ús d'un SAAC reduir les seues possibilitats de parlar en un futur com els altres xiquets?

Un de les pors més comuns en l'ús dels Sistemes Alternatius i Augmentatius de Comunicació (SAAC) és precisament que puguen perjudicar el desenvolupament del llenguatge oral (1).  No obstant això l'evidència científica amb què comptem ens diu que l'ús de SAAC en xiquets en etapes primerenques, com el cas que es descriu, no sols no frena l'adquisició del llenguatge sinó que afavorix el seu desenvolupament.

Hi ha alguns "mites" respecte a l'ús dels SAAC, com este que es planteja, o el que s'haja de retardar el seu ús fins una determinada edat o quan hagen fracassat les estratègies dirigides al desenvolupament del llenguatge oral, però els investigadors coindicen a desmentir este tipus de mites i hi ha consens en què el xiquet ha de començar de forma primerenca a comunicar-se amb els recursos de què disposen i adquirir així capacitats no sols lingüístiques, sinó també socials i cognitives, que seran necessàries per al posterior desenvolupament.

Cal pensar que els xiquets comencen a comunicar-se a través de gestos, com assenyalar amb el dit, al voltant dels 8-9 mesos (2), i eixa serà la principal forma de comunicació que usarà el xiquet en esta etapa i a la que s'incorporaran posteriorment l'ús de les paraules. A més, pareix clar que la majoria dels xiquets amb trastorns del desenvolupament (p.e. Trastorns de l'Espectre de l'Autisme) processen molt millor la informació visual, especialment si esta és permanent, que la informació verbal. Açò fa que davant de la sospita de dificultats específiques en el llenguatge oral-verbal i una baixa intenció comunicativa, com les que es plantegen, les guies de bones pràctiques, com la publicada per Grup d'Estudi dels Trastorns de l'Espectre Autista de l'Institut de Salut Carlos III (3), recomanen començar intervenció logopèdica de forma primerenca que implique l'ús de SAAC. A més, com hem mencionat, comptem amb estudis, com el publicat al març de 2015 per la Universitat de Las Palmas de Gran Canària i l'equip Deletrea (4), que confirmen que l'ús de SAAC afavorix el desenvolupament del llenguatge oral.

No obstant és important remarcar que els principals objectius en estes primeres etapes en la intervenció logopèdica estaran especialment dirigits al desenvolupament d'habilitats d'interacció social, intenció comunicativa i increment d'actes comunicatius funcionals, és a dir, que el xiquet comunique ja siga amb llenguatge verbal, amb gestos o amb un altre tipus de símbols, i posteriorment, quan s'ha desenvolupat un repertori d'actes comunicatius i augmentat la freqüència d'estos, serà el moment d'avaluar la conveniència d'abordar altres aspectes com la forma i la modalitat de comunicació.

 

Per al Col·legi Oficial de Logopedes de la Comunitat Valenciana:

 D. José Antonio Calvo Expósito, logopeda col·legiat nº 28/0213  Profesor Asociado Departamento de Psicología, Grado en Logopedia Universidad de Castilla la Mancha. Logopeda Centro Alpadif-Rivas, Rivas Vaciamadrid, Madrid

-----------------

Pot trobar més informació tècnica sobre açò en les fonts següents:

GORTÁZAR P. (1995): "Jerarquización de objetivos para el inicio del desarrollo del lenguaje y la comunicación en personas con autismo y T.G.D". En VV. AA. (Ed.): LA ATENCIÓN A ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS GRAVES Y PERMANENTES. Pamplona: Gobierno de Navarra, Dto. de Educación, Cultura, Deporte y Juventud.

 

Referències en el text:

(1) Romski, M.A., & Sevcik, R.A. (2005). (ENLLAÇ EXTERN, tamany 751 KB) Early intervention and augmentative communication: Myths and realities. Infants and Young Children, 18, 174-185

 (2) Bates, E., with L. Benigni, I. Bretherton, L. Camaioni, & V. Volterra. (1979). The emergence of symbols: Cognition and communication in infancy. New York: Academic Press.

(3) Hernández JM, Artigas-Pallarés J, Martos-Pérez J, Palacios-Antón S, Fuentes-Biggi J, Belinchón-Carmona M, et al (Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista del Instituto de Salud Carlos III). (ENLLAÇ EXTERN, tamany 79,2 KB) Guía de buena práctica para la detección de los trastornos del espectro autista. Rev. Neurol. 2005; 41: 237-45

(4) (ENLLAÇ EXTERN, tamany 139 KB) M.S. Fortea-Sevilla, M.O. Escandell-Bermúdez, J.J. Castro-Sánchez, J. Martos-Pérez Desarrollo temprano del lenguaje en niños pequeños con trastorno del espectro autista mediante el uso de sistemas alternativos Rev. Neurol. 2015; 60: S31-S35

ESCOLARIZAR A MI HIJO EN OTRA LENGUA DISTINTA A LA MATERNA, ¿REALMENTE AFECTA?

Tenemos un hijo que acaba de cumplir 4 años con dificultades de desarrollo en su lenguaje, que se va a escolarizar en un idioma distinto del familiar. ¿Realmente afecta?

No afectaría si se cumplen estas dos condiciones:

 1. El niño siempre podrá utilizar la lengua materna en sus interacciones, aunque el profesor o la profesora emplee la lengua de la escuela distinta de la materna. Es un derecho básico de cualquier persona. Además, si ese niño vive en una comunidad bilingüe, el bilingüismo precisamente implica la posibilidad de utilizar cualquiera de las dos lenguas en cualquier interacción y en cualquier situación, incluida la escolar. Nunca, en ninguna circunstancia, se puede privar a un niño de un sistema de comunicación eficaz en la comunidad en que le toque vivir.

 2. Si tiene preservada la comprensión del lenguaje; si su afectación se circunscribe a la vertiente expresiva. Una comprensión deficiente implica una limitación para representarse el mundo, las cosas, sus relaciones, a las personas y sus estados mentales, etc., por medio de un código; por tanto, la presencia de dos códigos simultáneamente aumentaría dichas limitaciones.

 Otro factor importante para tomar una decisión que favorezca al niño es el relativo a la presencia de esa segunda lengua en el ámbito social del niño, a la posibilidad de ser utilizado en sus interacciones y como vehículo de aprendizaje, o sólo como vehículo de aprendizaje.

 Esta respuesta no sería aplicable a niños de familias inmigrantes que necesitan saber la lengua de la escuela para poder integrarse con éxito y de manera gratificante en la sociedad de acogida.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dr. Gerardo Aguado Alonso, psicólogo, colegiado N-0018, logopeda, colegiado nº 50050

RECOMIENDAN A MI HIJO EL USO DE UN SAAC ¿LE AFECTARÁ A LA HORA DE HABLAR COMO LOS OTROS NIÑOS?

Nuestro hijo de 24 meses todavía no habla, no parece que tenga interés por comunicarse y la familia nos remarca que es muy poco sociable. Es un niño muy bueno que se entretiene solo jugando, aunque a veces tiene alguna que otra rabieta cuando le pedimos algo que no quiere. La especialista nos ha dicho que se encuentra en una fase en la que todavía es difícil concretar el diagnóstico entre TEA/TEL, pero que sí nos recomienda que nuestro hijo comience a utilizar un SAAC. Tenemos miedo de que el uso de un sistema de comunicación que no sea el normal (oral) pueda hacer que se vuelva perezoso o retrase sus posibilidades. ¿Podría el uso de un SAAC reducir sus posibilidades de hablar en un futuro como los otros niños?

Uno de los miedos más comunes en el uso de los Sistemas Alternativos y Aumentativos de Comunicación (SAAC) es precisamente que puedan perjudicar el desarrollo del lenguaje oral (1). Sin embargo la evidencia científica con la que contamos nos dice que el uso de SAAC en niños en etapas tempranas, como el caso que se describe, no solo no frena la adquisición del lenguaje sino que favorece su desarrollo.

Existen algunos “mitos” respecto al uso de los SAAC, como este que se plantea, o el que se deba retrasar su uso hasta una determinada edad o cuando hayan fracasado las estrategias dirigidas al desarrollo del lenguaje oral, pero los investigadores coindicen en desmentir este tipo de mitos y existe consenso en que el niño debe comenzar de forma temprana a comunicarse con los recursos de los que dispongan y adquirir así capacidades no solo lingüísticas, sino también sociales y cognitivas, que serán necesarias para el posterior desarrollo.

Hay que pensar que los niños comienzan a comunicarse a través de gestos, como señalar con el dedo, alrededor de los 8-9 meses (2), y esa será la principal forma de comunicación que usará el niño en esta etapa y a la que se incorporarán posteriormente el uso de las palabras. Además, parece claro que la mayoría de los niños con trastornos del desarrollo (p.e. Trastornos del Espectro del Autismo) procesan mucho mejor la información visual, especialmente si esta es permanente, que la información verbal. Esto hace que ante la sospecha de dificultades específicas en el lenguaje oral-verbal y una baja intención comunicativa, como las que se plantean, las guías de buenas prácticas, como la publicada por Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista del Instituto de Salud Carlos III (3), recomienden comenzar intervención logopédica de forma temprana que implique el uso de SAAC. Además, como hemos mencionado, contamos  con estudios, como el publicado en marzo de 2015 por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el equipo Deletrea (4), que confirman que el uso de SAAC favorece el desarrollo del lenguaje oral.

No obstante es importante remarcar que los principales objetivos en estas primeras etapas en la intervención logopédica estarán especialmente dirigidos al desarrollo de habilidades de interacción social, intención comunicativa e incremento de actos comunicativos funcionales, es decir, que el niño comunique ya sea con lenguaje verbal, con gestos o con otro tipo de símbolos, y posteriormente, cuando se ha desarrollado un repertorio de actos comunicativos y aumentado la frecuencia de estos, será el momento de evaluar la conveniencia de abordar otros aspectos como la forma y la modalidad de comunicación.

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 D. José Antonio Calvo Expósito, logopeda colegiado nº 28/0213  Profesor Asociado Departamento de Psicología, Grado en Logopedia Universidad de Castilla la Mancha. Logopeda Centro Alpadif-Rivas, Rivas Vaciamadrid, Madrid

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en las siguientes fuentes:

GORTÁZAR P. (1995): (ENLACE EXTERNO)  "Jerarquización de objetivos para el inicio del desarrollo del lenguaje y la comunicación en personas con autismo y T.G.D". En VV. AA. (Ed.): LA ATENCIÓN A ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS GRAVES Y PERMANENTES. Pamplona: Gobierno de Navarra, Dto. de Educación, Cultura, Deporte y Juventud.

 

Referencias en el texto:

(1) Romski, M.A., & Sevcik, R.A. (2005). (ENLACE EXTERNO) Early intervention and augmentative communication: Myths and realities. Infants and Young Children, 18, 174-185

 (2) Bates, E., with L. Benigni, I. Bretherton, L. Camaioni, & V. Volterra. (1979). The emergence of symbols: Cognition and communication in infancy. New York: Academic Press.

(3) Hernández JM, Artigas-Pallarés J, Martos-Pérez J, Palacios-Antón S, Fuentes-Biggi J, Belinchón-Carmona M, et al (Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista del Instituto de Salud Carlos III). (ENLACE EXTERNO) Guía de buena práctica para la detección de los trastornos del espectro autista. Rev Neurol 2005; 41: 237-45

(4) (ENLACE EXTERNO) M.S. Fortea-Sevilla, M.O. Escandell-Bermúdez, J.J. Castro-Sánchez, J. Martos-Pérez Desarrollo temprano del lenguaje en niños pequeños con trastorno del espectro autista mediante el uso de sistemas alternativos Rev. Neurol. 2015; 60: S31-S35

TRASTORNO DEL LENGUAJE Y ACOSO ESCOLAR

Mi hijo de 9 años fue diagnosticado a los 5 de Trastorno Específico del Lenguaje. Desde entonces ha acudido a logopedia y ha evolucionado lentamente. Actualmente estoy muy preocupada porque intuyo por su actitud y su conducta que algunos niños de su colegio tienen con él actitudes que se podrían considerar menosprecio o incluso acoso. Él se comunica con dificultad, a veces pronuncia mal o hace giros de frases muy forzados. Algunas madres me han dicho que sus hijos se burlan porque habla muy raro. No sé si esto es una consecuencia del TEL o de la forma de ser de mi hijo. Me gustaría saber si esto pasa a otros niños y cual debiera ser nuestra actitud ante ello.

Por lo que comenta, es muy probable que, efectivamente, su hijo pueda estar siendo de alguna forma víctima de acoso escolar. Es una situación bastante frecuente en niños con TEL y con otros trastornos del lenguaje, siendo la incidencia más acentuada a la edad que tiene su hijo.  Los demás niños se burlan por su forma de hablar  y su hijo lo sufre y lo puede manifestar con tristeza, conductas de aislamiento y falta de motivación para ir al colegio, además de poder presentar algunos problemas psicosomáticos, como falta de apetito, insomnio y otros tipos de problemas.

De todas formas, de acuerdo con su pregunta, el problema no parece ser, por el momento, muy preocupante, pero puede ir a más, por lo que hay que buscar las soluciones posibles para impedirlo.

Yo le recomiendo que su logopeda contacte con un psicólogo/a y que entre ambos encuentres cauces para frenar el avance. Suelen ser efectivas algunas medidas, como hacer nuevos círculos de amigos, incrementar sus habilidades sociales y trabajar la conducta prosocial (ayudar, compartir, ser amable…). También suelen operar bien las charlas de algún profesional a todo el grupo de clase sobre este problema que, por desgracia, es cada vez más frecuente. Cuando a los niños se les explica el problema del acoso y las consecuencias en la persona acosada suelen responder de forma favorable.

También debe intervenir su profesor o profesora y estar de alguna forma más presente durante el tiempo libre (recreo), ya que es en estos momentos cuando se producen más episodios de menosprecio y burla. A veces el responsabilizarlo de algunas tareas propias, como recoger los trabajos del resto de los compañeros, ayudar a organizar grupos de trabajo, etc., puede ser efectivo, aunque esto requiere gran colaboración y discreción por parte del profesorado, porque si su hijo llega a sospechar que esto se hace por su problema puede ser contraproducente.

Ni que decir tiene que el apoyo y la comprensión familiar son de gran importancia. En casa debe sentirse apoyado y reforzado, sin incidir demasiado en su rendimiento académico, intentando de todas las formas posibles elevar su autoestima y su confianza y creando un clima de diálogo en el que el chico se sienta seguro.

Si el problema no se soluciona se puede pensar incluso en un cambio de colegio, que le permitiría hacer nuevos amigos y salir de esta especie de círculo vicioso.

Aunque, en general, las conductas de acoso suelen disminuir a partir de los 12 años, dada la edad de su hijo le puede esperar una época mala y hay que buscar soluciones y, sobre todo, impedir que vaya a más.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dra. Elvira Mendoza Lara, psicóloga, logopeda colegiada nº 29267

 Catedrática de Logopedia jubilada de la Universidad de Granada

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en las siguientes fuentes:

  • En la web (enlace externo) www.savethechildren.es encontrará sugerencias para padres, maestros y para los propios niños.
  • López-Rubio, S., Fernández Parra, A., y Mendoza, E. (2010). Lenguaje y conducta: determinantes del fracaso académico y social. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, 30 (3), 144-150.

 

PERO, ¿QUÉ ES UNA DISLALIA?

Tengo una sobrina de cinco años. Es una niña normal pero habla muy mal. Mi hermana es su madre y me dice que en el colegio dicen que tiene “dislalias múltiples”. He intentado informarme en internet sobre qué es una dislalia y no consigo entenderlo porque hay mucha confusión. ¿Podrían explicármelo? ¿Realmente mi sobrina puede tener eso? Yo la veo normal salvo en la pronunciación y quizás en el vocabulario. Si la comparo con mis otros sobrinos veo un gran retraso en la expresión.

Es cierto que la palabra dislalia tiene diferentes significados según los autores y las fechas, y que forma parte de esa ensalada de términos que pueden confundir a muchas personas (1). Su significado más común es el de defecto de pronunciación o defecto de articulación que afecta a un sonido del idioma. Hay que entender que el defecto de pronunciación puede ser algo aislado o puede ser un signo dentro de un cuadro más amplio de trastorno del desarrollo del lenguaje u otras patología.

En los casos más benignos, la dislalia es la única alteración que presenta la persona, sin que se deba a una causa orgánica (malformación),  perceptiva (hipoacusia) o fisiológica (parálisis). Por este motivo se le califica de dislalia funcional.  Puede manifestarse durante toda su vida, sin otra implicación más que el efecto estético en la pronunciación. En ocasiones, la dificultad para pronunciar va acompañada de dificultad para diferenciar los sonidos. Para expresar esto añadimos el calificativo de dislalia fonológica (de base perceptiva) para diferenciarla de la dislalia fonética (base práxica). El hecho de no poder discriminar con facilidad entre sonidos parecidos hace que el niño cometa errores al escribir que llamamos de ortografía natural; por ejemplo ‘todedo’ por torero.

La situación que hemos explicado es muy diferente a la de niños o adultos con alteraciones anatómica en la boca, por ejemplo con fisuras en el paladar. En estos casos, los defectos de pronunciación tienen una explicación mecánica y aerodinámica, que afecta a todas las consonantes que requieren que la presión del aire cuando se cierra la boca sea mayor a la presión atmosférica. Por esta razón, les cuesta pronunciar consonantes oclusivas y fricativas y no les cuesta las laterales o vibrantes, que son muy difíciles de pronunciar para otras poblaciones. A estos defectos de pronunciación se les denominan dislalias orgánicas. De manera análoga, a los defectos de pronunciación de hipoacúsicos severos y profundos se les denomina dislalia audiógenas. En estos casos, la dislalia es un signo dentro de la constelación síntomas del trastorno denominado disglosia (las consecuencias en el habla y voz de lesiones estructurales) y de la hipoacusia.

 Sin embargo el término “dislalias múltiples”, al que se han referido para definir lo que le pasa a su sobrina, es más desafortunado. Probablemente lo que esté sucediendo a la niña tiene una causa única con muchas manifestaciones, incluidos los defectos de pronunciación. Por ese motivo no es adecuado describir este cuadro como una acumulación de defectos aislados de pronunciación. El logopeda que la explore practicará pruebas adecuadas para determinar si el desarrollo fonológico y  del procesamiento de habla (las habilidades para distinguir y reproducir los sonidos integrando palabras) sigue las pautas típicas de desarrollo pero con un desfase cronológico, o sigue pautas que se pueden considerar atípicas (1). El logopeda determinará si concurren factores como la percepción, la atención y la memoria fonológica. Este cuadro, definido actualmente como Trastorno Fonológico (2) (Speech Sound Disorder en la bibliografía en lengua inglesa), no se puede concebir como una acumulación de dislalias, al igual que una gripe no se puede entender como la suma de sus síntomas aislados.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

Dr. José Francisco Cervera Mérida, logopeda colegiado nº 46121

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

  • Laura Bosch Galcerán, Laura. (2004). Evaluación fonológica del habla infantil. Barcelona: Masson.
  • Acosta, V. M., León, S., & Ramos, V. (1998). Dificultades del habla infantil: un enfoque clínico investigación, teoría y práctica. Málaga: Aljibe.

 

Referencias en el texto:

(1) Perelló, J. (1995). Trastornos del habla. Elsevier España.

(2) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2003). Intervención logopédica en los trastornos fonológicos desde el paradigma psicolingüístico del procesamiento del habla. Rev Neurol, 36(Supl 1), S39-53.

(3) American Psychiatric Association (2013). Guia de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5. Madrid: Editorial Médica Panamericana

¿MI HIJO CON DISFONÍA, PUEDE CANTAR?

Tengo un niño de 11 años. Es muy aficionado a la música y disfruta enormemente de la actividad del coro escolar. Hace unos meses empezó a tener molestias en la garganta, fuimos al especialista y le ha diagnosticado una disfonía por reflujo y le ha indicado un tratamiento. Hemos consultado en el colegio y nos han aconsejado que deje la actividad de canto. Sin embargo, a un primo suyo le recomendaron cantar a raíz de una operación por nódulos vocales. Mi hijo preferiría asistir al coro todas las semanas, pero no sabemos lo que tenemos que hacer.

En este tipo de disfonía el origen de la alteración no tiene nada que ver con un mal uso o abuso vocal. Así que, en principio, no sería necesario abandonar el coro.

La disfonía por reflujo faringolaríngeo es causada por un retroceso del contenido gástrico a la laringe, la faringe y al tracto aerodigestivo. Este retroceso provoca la acidificación de esa zona, alterando la mucosa de las cuerdas vocales y causando disfonía. El tratamiento recomendado suele basarse en medidas higiénico dietéticas y farmacológicas con el objetivo de reducir los episodios de acidez en la vía aerodigestiva superior y especialmente en cuerdas vocales.

Cantar no tiene por qué conllevar un mayor riesgo vocal, siempre que se haga de forma correcta. Las personas que padecen disfonía por reflujo no requieren de reeducación vocal. Sin embargo, mientras dure la sintomatología, es prudente recomendar un uso vocal moderado ya que el reflujo faringolaringeo provoca un proceso inflamatorio de las cuerdas vocales, debilitándolas. Una vez resuelto clínicamente el reflujo faringolaríngeo  y descartado que exista otra patología de base en cuerdas vocales o una disfonía hipercinética asociada, nada debe impedir su uso vocal en canto.

En mi opinión puede seguir cantando en el coro mientras esté atento a sus sensaciones a nivel laríngeo. Si en algún momento tiene sensación de picor, dolor, molestia o tensión, es recomendable parar y guardar reposo vocal, como medida preventiva. Simultáneamente debe seguir el tratamiento médico recomendado y estar atento a su evolución.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana: 

Dra. Laura González Sanvisens,  logopeda colegiada nº3258. Universitat Ramon Llull

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes libros:

Ramírez, C. y Scola, B. (2013). Reflujo faringolaríngeo. En Cobeta, I.; Nuñez, F. y Fernández, S., Patología de la voz: Ponencia Oficial de la Sociedad Española de Otorrinolaringologia y Patología Cérvico-Facial. Marge Médica Books.

Ford, C.N. (2005). Evaluation and management of laryngopharyngeal reflux. Journal of the American Medical Association, vol. 294, no. 12, pp. 1534–1540, 2005