Joven practicando con el skate en movimiento

MUCHAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA CON LAS LETRAS ERE, ELE Y DE

Mi hijo de once años tiene un rendimiento escolar normal pero tiene bastantes faltas de ortografía. En su escuela lo achacan a despistes, pero a mí me sorprende que casi todas las faltas se acumulan en palabras con las letras ere y ele y, otras veces, con la letra de.

La acumulación de errores ortográficos en letras de aspecto muy diferenciado pero que transcriben sonidos que suenan muy similares cuando se pronuncian entre vocales, podría deberse a causas diferentes a los despistes o falta de atención.

 Lo que describe usted suele ser un defecto residual de una dificultad para distinguir auditivamente y fijar una huella mental que nos permite distinguir con precisión como suenan palabras como poro y polo o como Tere y tele. También nos permite saber que “golila”, “falola”“alfalelo” o “medienda” están mal pronunciadas en cuanto las oímos (1).

 Durante el proceso de adquisición del lenguaje aprendemos a distinguir entre los sonidos de las lenguas a las que estamos expuestos. Algunos de ellos son claramente diferenciable y los niños los distinguen en edades muy tempranas. Otros sonidos son mucho más difíciles de distinguir y se tarda algunos años más en conseguirlo, como por ejemplo los que representan la ere y la ele, pero también otros como los de la ceta y la ese o la eñe y la elle.

 Al tiempo que desarrollamos esa agudeza auditiva en nuestro cerebro se crea una representación fonológica –huella auditiva o memoria fonológica- para cada uno de los sonidos del idioma que facilita enormemente el almacenamiento de palabras y evita la confusión entre formas muy similares o cacofónicas como pudieran ser “camarero y camadedo” o “mirador y midador”.

 Cuando los niños aprenden a escribir necesitan haber desarrollado esas dos habilidades: la de discriminar entre los sonidos y retener en su mente con precisión el sonido, diferenciándolo categorialmente y sin ambigüedad: o suena ere o suena ele. Además, lo normal es que pueda pronunciarlos con soltura y precisión gracias a que ha desarrollado un automatismo o programa motor para cada uno de esos sonidos. Sobre estas habilidades de lenguaje oral el niño aprende la correspondencia entre los sonidos y la letras.

 En el caso que usted nos relata sería necesario saber  en cual de los procesos –auditivo, relativo a la memoria o de aprendizaje de la correspondencia con las letras- tiene la dificultad su hijo. Su logopeda lo podrá determinar con precisión. Probablemente le aplicará pruebas de discriminación auditiva específicas para determinar si es capaz de distinguir y recordar correctamente los sonidos (2 y 3), investigará si la pronunciación está interfiriendo, o si el problema radica en no poder aplicar correctamente las reglas de correspondencia entre sonidos y letras. Para ello, es frecuente que aplique tareas de dictado de palabras inventadas (o pseudopalabras) para comprobar como funcionan esos procesos sin la influencia de la frecuencia de aparición en el vocabulario habitual.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dr. José Francisco Cervera Mérida, logopeda, colegiado nº 46121

-----------------

Referencias en el texto:

(1) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2006). Una propuesta de intervención en trastornos disortográficos atendiendo a la semiología de los errores. Rev Neurol, 42(2), 117–26.

(2) Ygual-Fernández, A., & Cervera-Mérida, J. F. (2013). Relación entre la percepción y la articulación en procesos fonológicos sustitutorios de niños con trastornos del lenguaje. Rev Neurol, 56(Supl 1), S131–40.

(3) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2013). Evaluación de la discriminación de habla en preescolares: comparación de las pruebas ABX y AX. Revista de Logopedia, Foniatría Y Audiología, 33(2), 69–82.

 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes textos:

Cervera, J. F., & Ygual, A. (2001). Evaluación e intervención en niños con trastornos fonológicos y riesgo de dificultad de aprendizaje de la lectura y escritura. Cuadernos de Audición y Lenguaje, 1, 1–41.

Lirola, F. V. (2003). La atención logopédica a las necesidades educativas especiales desde el enfoque fonológico. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, 23(3), 135-153.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *