Archivo de la etiqueta: Lectoescritura

MUCHAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA CON LAS LETRAS ERE, ELE Y DE

Mi hijo de once años tiene un rendimiento escolar normal pero tiene bastantes faltas de ortografía. En su escuela lo achacan a despistes, pero a mí me sorprende que casi todas las faltas se acumulan en palabras con las letras ere y ele y, otras veces, con la letra de.

La acumulación de errores ortográficos en letras de aspecto muy diferenciado pero que transcriben sonidos que suenan muy similares cuando se pronuncian entre vocales, podría deberse a causas diferentes a los despistes o falta de atención.

 Lo que describe usted suele ser un defecto residual de una dificultad para distinguir auditivamente y fijar una huella mental que nos permite distinguir con precisión como suenan palabras como poro y polo o como Tere y tele. También nos permite saber que “golila”, “falola”“alfalelo” o “medienda” están mal pronunciadas en cuanto las oímos (1).

 Durante el proceso de adquisición del lenguaje aprendemos a distinguir entre los sonidos de las lenguas a las que estamos expuestos. Algunos de ellos son claramente diferenciable y los niños los distinguen en edades muy tempranas. Otros sonidos son mucho más difíciles de distinguir y se tarda algunos años más en conseguirlo, como por ejemplo los que representan la ere y la ele, pero también otros como los de la ceta y la ese o la eñe y la elle.

 Al tiempo que desarrollamos esa agudeza auditiva en nuestro cerebro se crea una representación fonológica –huella auditiva o memoria fonológica- para cada uno de los sonidos del idioma que facilita enormemente el almacenamiento de palabras y evita la confusión entre formas muy similares o cacofónicas como pudieran ser “camarero y camadedo” o “mirador y midador”.

 Cuando los niños aprenden a escribir necesitan haber desarrollado esas dos habilidades: la de discriminar entre los sonidos y retener en su mente con precisión el sonido, diferenciándolo categorialmente y sin ambigüedad: o suena ere o suena ele. Además, lo normal es que pueda pronunciarlos con soltura y precisión gracias a que ha desarrollado un automatismo o programa motor para cada uno de esos sonidos. Sobre estas habilidades de lenguaje oral el niño aprende la correspondencia entre los sonidos y la letras.

 En el caso que usted nos relata sería necesario saber  en cual de los procesos –auditivo, relativo a la memoria o de aprendizaje de la correspondencia con las letras- tiene la dificultad su hijo. Su logopeda lo podrá determinar con precisión. Probablemente le aplicará pruebas de discriminación auditiva específicas para determinar si es capaz de distinguir y recordar correctamente los sonidos (2 y 3), investigará si la pronunciación está interfiriendo, o si el problema radica en no poder aplicar correctamente las reglas de correspondencia entre sonidos y letras. Para ello, es frecuente que aplique tareas de dictado de palabras inventadas (o pseudopalabras) para comprobar como funcionan esos procesos sin la influencia de la frecuencia de aparición en el vocabulario habitual.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dr. José Francisco Cervera Mérida, logopeda, colegiado nº 46121

-----------------

Referencias en el texto:

(1) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2006). Una propuesta de intervención en trastornos disortográficos atendiendo a la semiología de los errores. Rev Neurol, 42(2), 117–26.

(2) Ygual-Fernández, A., & Cervera-Mérida, J. F. (2013). Relación entre la percepción y la articulación en procesos fonológicos sustitutorios de niños con trastornos del lenguaje. Rev Neurol, 56(Supl 1), S131–40.

(3) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2013). Evaluación de la discriminación de habla en preescolares: comparación de las pruebas ABX y AX. Revista de Logopedia, Foniatría Y Audiología, 33(2), 69–82.

 

Puede encontrar más información técnica sobre esto en los siguientes textos:

Cervera, J. F., & Ygual, A. (2001). Evaluación e intervención en niños con trastornos fonológicos y riesgo de dificultad de aprendizaje de la lectura y escritura. Cuadernos de Audición y Lenguaje, 1, 1–41.

Lirola, F. V. (2003). La atención logopédica a las necesidades educativas especiales desde el enfoque fonológico. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, 23(3), 135-153.

 

¿A QUÉ EDAD SE RECOMIENDA LA INTERVENCIÓN LOGOPÉDICA EN UN PROBLEMA LECTOR?

Hola, mi hija tiene 6 años y estamos preocupados, porque aunque el resto de los niños de sus clase ya leen, ella sale del cole triste y frustrada porque le está costando mucho. No sabemos qué podemos hacer, mi hermana nos ha dicho que podríamos llevarla a un logopeda para que la ayude a avanzar en esta traba de la lectura. ¿A qué edad se recomienda la intervención logopédica en un problema lector? ¿Qué actitud nos recomiendan adoptar a nosotros como padres?

1º de primaria, que se corresponde con el curso en el que los alumnos tienen 6-7 años, es el curso en el que la mayoría de los sistemas educativos establecen como objetivo la adquisición de la lectoescritura. Es decir, si bien durante la etapa de infantil los niños suelen realizar actividades relacionadas con la lectura, como reconocer letras o realizar juegos como identificar “el principio de las palabras” o encontrar palabras que se parecen entre si, es durante 1º de primaria cuando los niños deben comenzar a leer correctamente y de forma fluida palabras y frases cortas.

 Esto es así porque es en esa edad, 6 años, es cuando las capacidades simbólicas y lingüísticas necesarias para leer están lo suficientemente desarrolladas.

 Algunos signos de alerta a esta edad, 6 años, que podemos encontrar en esta excelente guía sobre Dificultades Específicas de Aprendizaje (1) son confundir palabras con una pronunciación similar, dificultad para identificar las letras, dificultad para identificar los sonidos de las palabras o un historial de dificultad en el desarrollo del lenguaje. Y, como indicas, el detectar un desinterés o rechazo por la lectura.

 Cuando encontramos algunos de estos signos es necesario realizar una evaluación logopédica para confirmar un posible retraso o trastorno. Es posible que el logopeda complemente su informe con la evaluación de otros profesionales (p.e. opticos/optometrista, psicólogos infantiles) con objeto de descartar o confirmar causas sensoriales o cognitivas.

Es imprescindible realizar la evaluación logopédica  en el primer momento de la detección de los primeros síntomas, ya que, como nos indican tanto asociaciones como investigadores (2) es frecuente encontrar en el ámbito educativo, en palabras de Shaywitz, una “estrategia de esperar al fracaso”, es decir, aplicar un criterio de “discrepancia” para diagnosticar y confirmar las dificultades, consistente en esperar a que exista un retraso o desfase curricular de 2 años.

Esto se traduce en que en muchas ocasiones alumnos cuyos signos de alerta han sido detectados en 1º de primaria no reciban evaluación e intervención hasta 3º de primaria, cuando las dificultades son mayores y cuando han aparecido otros síntomas como consecuencia de la falta de intervención (bajo rendimiento escolar, desmotivación, problemas de conducta…).

Por tanto, si bien es cierto que determinados etiquetas diagnósticas pueden retrasarse debido a un criterio de discrepancia, esto no significa que deba esperarse sin realizar evaluación y tratamiento  logopédico, sino, al contrario, son estos signos de alerta los que nos indican que se debe realizar una evaluación y comenzar intervención si los resultados y el profesional logopeda lo recomiendan.

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 D. José Antonio Calvo Expósito, logopeda colegiado nº 28/0213. Profesor Asociado Departamento de Psicología, Grado en Logopedia Universidad de Castilla la Mancha. Logopeda Centro Alpadif-Rivas, Rivas Vaciamadrid, Madrid

-----------------

Referencias en el texto:

 (1) (ENLACE EXTERNO, tamaño 1,44MB) http://www.dislexiajaen.es/descargas/manual-dislexia-junta-andalucia.pdf

(2) The education of dyslexic children from childhood to young adulthood. Shaywitz SE, Morris R, Shaywitz BA. Annu Rev Psychol. 2008;59:451-75

MOLTES FALTES D’ORTOGRAFIA AMB LES LLETRES ER, EL I DE

El meu fill d'onze anys té un rendiment escolar normal però té prou faltes d'ortografia. En la seua escola ho atribuïxen a desorientacions, però a mi em sorprén que quasi totes les faltes s'acumulen en paraules amb les lletres ere i ele i, altres vegades, amb la lletra de.

L'acumulació d'errors ortogràfics en lletres d'aspecte molt diferenciat però que transcriuen sons que sonen molt semblants quan es pronuncien entre vocals, podria deure's a causes diferents de les desorientacions o falta d'atenció.

El que descriu vosté sol ser un defecte residual d'una dificultat per a distingir auditivament i fixar una empremta mental que ens permet distingir amb precisió com sonen paraules com a porus i pol o com Tere i tele. També ens permet saber que "golila", "falola""alfalelo" o "medienda" estan mal pronunciades en quant les sentim (1) .

Durant el procés d'adquisició del llenguatge aprenem a distingir entre els sons de les llengües a què estem exposats. Alguns d'ells són clarament diferenciables i els xiquets els distingixen a edats molt primerenques. Altres sons són molt més difícils de distingir i es tarda alguns anys més a aconseguir-ho, com per exemple els que representen la er i la el, però també altres com els de la zeta i la esse o la ena palatal i la ele doble.

Alhora que desenvolupem eixa agudesa auditiva en el nostre cervell es crega una representació fonològica -empremta auditiva o memòria fonològica- per a cada un dels sons de l'idioma que facilita enormement l'emmagatzemament de paraules i evita la confusió entre formes molt semblants o cacofòniques com pogueren ser "camarero i camadedo" o "mirador i midador".

Quan els xiquets aprenen a escriure necessiten haver desenvolupat eixes dos habilitats: la de discriminar entre els sons i retindre en la seua ment amb precisió el so, diferenciant-ho categorialment i sense ambigüitat: o sona er o sona el. A més, el normal és que puga pronunciar-los amb soltesa i precisió gràcies a què ha desenvolupat un automatisme o programa motor per a cada un d'eixos sons. Sobre estes habilitats de llenguatge oral el xiquet aprén la correspondència entre els sons i les lletres.

En el cas que vosté ens relata seria necessari saber en qual dels processos -auditiu, relatiu a la memòria o d'aprenentatge de la correspondència amb les lletres- té la dificultat el seu fill. El seu logopeda ho podrà determinar amb precisió. Probablement li aplicarà proves de discriminació auditiva específiques per a determinar si és capaç de distingir i recordar correctament els sons (2 i 3) , investigarà si la pronunciació està interferint, o si el problema radica en no poder aplicar correctament les regles de correspondència entre sons i lletres. Per a això, és freqüent que aplique tasques de dictat de paraules inventades (o pseudoparaules) per a comprovar com funcionen eixos processos sense la influència de la freqüència d'aparició en el vocabulari habitual.

 

Per al Col·legi Oficial de Logopedes de la Comunitat Valenciana:

 Dr. José Francisco Cervera Mérida, logopeda, col·legiat nº 46121

-----------------

Pot trobar més informació tècnica sobre açò en els textos següents:

  •  Cervera, J. F., & Ygual, A. (2001). Evaluación e intervención en niños con trastornos fonológicos y riesgo de dificultad de aprendizaje de la lectura y escritura. Cuadernos de Audición y Lenguaje, 1, 1–41
  •  Lirola, F. V. (2003). La atención logopédica a las necesidades educativas especiales desde el enfoque fonológico. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, 23(3), 135-153

 

Referències en el text:

(1) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2006). Una propuesta de intervención en trastornos disortográficos atendiendo a la semiología de los errores. Rev Neurol, 42(2), 117–26.

(2) Ygual-Fernández, A., & Cervera-Mérida, J. F. (2013). Relación entre la percepción y la articulación en procesos fonológicos sustitutorios de niños con trastornos del lenguaje. Rev Neurol, 56(Supl 1), S131–40.

(3) Cervera-Mérida, J. F., & Ygual-Fernández, A. (2013). Evaluación de la discriminación de habla en preescolares: comparación de las pruebas ABX y AX. Revista de Logopedia, Foniatría Y Audiología, 33(2), 69–82.