Niño subiendo escaleras

TRASTORNO DEL LENGUAJE Y ACOSO ESCOLAR

Mi hijo de 9 años fue diagnosticado a los 5 de Trastorno Específico del Lenguaje. Desde entonces ha acudido a logopedia y ha evolucionado lentamente. Actualmente estoy muy preocupada porque intuyo por su actitud y su conducta que algunos niños de su colegio tienen con él actitudes que se podrían considerar menosprecio o incluso acoso. Él se comunica con dificultad, a veces pronuncia mal o hace giros de frases muy forzados. Algunas madres me han dicho que sus hijos se burlan porque habla muy raro. No sé si esto es una consecuencia del TEL o de la forma de ser de mi hijo. Me gustaría saber si esto pasa a otros niños y cual debiera ser nuestra actitud ante ello.

Por lo que comenta, es muy probable que, efectivamente, su hijo pueda estar siendo de alguna forma víctima de acoso escolar. Es una situación bastante frecuente en niños con TEL y con otros trastornos del lenguaje, siendo la incidencia más acentuada a la edad que tiene su hijo.  Los demás niños se burlan por su forma de hablar  y su hijo lo sufre y lo puede manifestar con tristeza, conductas de aislamiento y falta de motivación para ir al colegio, además de poder presentar algunos problemas psicosomáticos, como falta de apetito, insomnio y otros tipos de problemas.

De todas formas, de acuerdo con su pregunta, el problema no parece ser, por el momento, muy preocupante, pero puede ir a más, por lo que hay que buscar las soluciones posibles para impedirlo.

Yo le recomiendo que su logopeda contacte con un psicólogo/a y que entre ambos encuentres cauces para frenar el avance. Suelen ser efectivas algunas medidas, como hacer nuevos círculos de amigos, incrementar sus habilidades sociales y trabajar la conducta prosocial (ayudar, compartir, ser amable…). También suelen operar bien las charlas de algún profesional a todo el grupo de clase sobre este problema que, por desgracia, es cada vez más frecuente. Cuando a los niños se les explica el problema del acoso y las consecuencias en la persona acosada suelen responder de forma favorable.

También debe intervenir su profesor o profesora y estar de alguna forma más presente durante el tiempo libre (recreo), ya que es en estos momentos cuando se producen más episodios de menosprecio y burla. A veces el responsabilizarlo de algunas tareas propias, como recoger los trabajos del resto de los compañeros, ayudar a organizar grupos de trabajo, etc., puede ser efectivo, aunque esto requiere gran colaboración y discreción por parte del profesorado, porque si su hijo llega a sospechar que esto se hace por su problema puede ser contraproducente.

Ni que decir tiene que el apoyo y la comprensión familiar son de gran importancia. En casa debe sentirse apoyado y reforzado, sin incidir demasiado en su rendimiento académico, intentando de todas las formas posibles elevar su autoestima y su confianza y creando un clima de diálogo en el que el chico se sienta seguro.

Si el problema no se soluciona se puede pensar incluso en un cambio de colegio, que le permitiría hacer nuevos amigos y salir de esta especie de círculo vicioso.

Aunque, en general, las conductas de acoso suelen disminuir a partir de los 12 años, dada la edad de su hijo le puede esperar una época mala y hay que buscar soluciones y, sobre todo, impedir que vaya a más.

 

Para el Colegio Oficial de Logopedas de la Comunitat Valenciana:

 Dra. Elvira Mendoza Lara, psicóloga, logopeda colegiada nº 29267

 Catedrática de Logopedia jubilada de la Universidad de Granada

-----------------

Puede encontrar más información técnica sobre esto en las siguientes fuentes:

  • En la web (enlace externo) www.savethechildren.es encontrará sugerencias para padres, maestros y para los propios niños.
  • López-Rubio, S., Fernández Parra, A., y Mendoza, E. (2010). Lenguaje y conducta: determinantes del fracaso académico y social. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, 30 (3), 144-150.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *